Activan un fuerte operativo policial para evitar piquetes en los accesos a la ciudad

 
EXTRACTO GRATUITO

El gobierno de Mauricio Macri prepara un fuerte operativo de seguridad para prevenir hechos de violencia y cortes de rutas en los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires durante el paro general de la CGT, que se realizará mañana, al tiempo que comenzó un "operativo desgaste" contra la central obrera y contra el kirchnerismo.

Tras el contundente respaldo popular recibido en la "marcha por la democracia" el sábado pasado, el Presidente interpreta que el Gobierno quedó "fortalecido". Por ello, les dio luz verde a sus ministros, durante la reunión de gabinete matutina, para "redoblar todos los esfuerzos para terminar con los nichos y los curros" en el Estado.

En esa línea, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, calificó de "violento, extorsivo e intolerante" al jefe del sindicato de los taxistas, Omar Viviani. Por la mañana trascendió un video en el que Viviani exhortaba a sus afiliados a "dar vuelta los taxis" de los trabajadores "carneros" que no adhieran a la huelga general.

Un fiscal porteño citó para hoy a Viviani a prestar declaración indagatoria y lo acusó de instigación a cometer delitos. Otros dos fiscales lo denunciaron por amenazas e incitación a la violencia, uno de ellos en la justicia federal.

En Balcarce 50 existe cierta preocupación por el clima tenso previo al paro. Macri había dicho anteayer que iba a "dar batalla a las mafias" de los sindicatos y condenó el paro. Desde la CGT le respondieron que "haga las denuncias" judiciales.

Pero el optimismo luego de la marcha del sábado llevó al Presidente a pedirles a sus ministros: "Quiero que redoblen los esfuerzos para terminar con los nichos, los curros, las avivadas, los privilegios. Hagan lo que tengan que hacer, tengan coraje porque la gente lo pide y no me importa pagar costos políticos y ganar o perder la elección".

Luego de la repercusión negativa de sus dichos, Viviani se retractó: "Se me salió la cadena", se disculpó. Y justificó su exaltación porque hablaba ante una asamblea acalorada de taxistas.

De todos modos, no pudo evitar que lo denuncien. El fiscal de Cámara de la ciudad, Walter Fernández, lo citó para hoy a indagatoria y lo acusó de tres delitos: amenazas agravadas, instigación a cometer delito y delito contra la libertad de trabajo, todos penados con prisión según los artículos 158 y 149 bis del Código Penal de la ciudad.

La fiscal porteña, Verónica Guagnino, lo denunció de oficio por "amenaza coactiva" y el fiscal criminal y correccional Carlos Donoso Castex...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA