El aceite de oliva sigue al vino

 
EXTRACTO GRATUITO

MENDOZA.- De la mano del aceite de oliva, la Argentina tiene el potencial para protagonizar otro boom productivo y exportador como el que se produjo en el sector del vino. Quizás aún no sea tiempo de hablar de un "malbec" de este producto, pero sí de aprovechar la oportunidad de ser uno de los más grandes exportadores de virgen extra, una clasificación de alta calidad para la que las condiciones locales son excepcionales.El país fue un importante productor olivícola hasta la década del 70, época en que el sector entró en crisis a causa del auge de los aceites de semilla. Luego, en la década de los 90 y a través de la promoción fiscal (diferimientos impositivos en algunas provincias), se plantaron nuevas superficies y se pasó de 29.000 hectáreas a 105.000 (cerca de 350% más). En dos décadas, se invirtieron US$ 950 millones.Aunque se pasó de US$ 10 millones anuales en concepto de exportación a 60 millones por año en la última década, en el sector consideran que el techo está mucho más alto y se debe trabajar para colarse entre los principales jugadores mundiales."Deberíamos exportar por valor de US$ 390 millones anuales si toda nuestra superficie cultivada produjera la cantidad que debiese. Tenemos los recursos naturales, un mercado actual, un futuro ilimitado y, sobre todo, el conocimiento", dice José Chediack, presidente del Grupo Phronesis, dueño de la marca Solfrut y productor de Oliovita.Un estudio de la consultora Claves, en tanto, estima que en 2020 la Argentina podría transformarse en uno de los polos productivos más importantes de aceites varietales y de blend de consumo del mundo.Gianfranco Andreani, director de Yancanello, que produce y exporta aceite de oliva y aceitunas en conserva, señala que el país está en un lugar geográfico privilegiado como para abastecer una demanda mundial creciente. "Estamos en contraestación de los principales consumidores. Australia es otro productor que está en igual posición, pero tiene un mercado interno que le absorbe casi todo lo que elabora", indica. "A diferencia del vino, el aceite debe consumirse antes de un año, por eso esta ventaja cobra fuerza", añade.Aún lejos de las cifras y el volumen de la Unión Europea, que produce 97% de lo que se mueve en el mercado mundial, el país puede ganar terreno en ese 3% restante, donde ya es líder, con 67%de la torta. Una ventaja es que en el Viejo Mundo muchas plantaciones están agotadas y, como la mayoría pertenece a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA