Abren una investigación a Lula por tráfico de influencias

 
EXTRACTO GRATUITO

RÍO DE JANEIRO.- El ambiente político está cada vez más sofocante en Brasilia. En medio de las crecientes denuncias y detenciones por el escándalo de corrupción en Petrobras que afectan al gobierno de Dilma Rousseff, la Procuraduría de la República en el Distrito Federal abrió una investigación contra el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva por supuesto tráfico de influencias para favorecer a la constructora Odebrecht, una de las empresas involucradas en la red de sobornos dentro de la petrolera estatal.

Lula, padrino político de Dilma y máxima figura del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), quedó bajo la lupa de la justicia luego de que en los últimos meses la revista Época y el diario O Globo revelaron que desde que dejó el Palacio del Planalto, el ex presidente (2003-2010) viajó numerosas veces con ejecutivos de Odebrecht a países donde la compañía tiene importantes proyectos financiados por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes).

Tras un análisis previo, para la fiscal en Brasilia Mirella Aguiar ahora hay indicios suficientes para iniciar una investigación formal contra el ex presidente por presunto tráfico de influencias en el banco para conceder los créditos para esos negocios internacionales de Odebrecht.

"El proceso se abrió por un plazo de tres meses que puede ser extendido hasta que la procuradora decida si presenta una denuncia. Las penas establecidas en el Código Penal por tráfico de influencias van desde los dos hasta los cinco años de prisión", señaló a LA NACION la oficina de prensa de la Procuraduría.

Aún es muy temprano para poder indicar si Lula acabará o no tras las rejas, pero la noticia causó conmoción en el mundo político brasileño, ya que es la primera investigación concreta que tiene como blanco al influyente ex presidente. Ya el mes pasado el país quedó asombrado con la orden de arresto del presidente de Odebrecht, Marcelo Odebrecht, decretada por el juez federal Sergio Moro, que lleva adelante las pesquisas sobre el extenso esquema de coimas que las principales constructoras brasileñas pagaban a directivos de Petrobras para garantizarse contratos en licitaciones. El poderoso empresario tiene una fluida relación de amistad con Lula.

Según las revelaciones de la prensa brasileña, Lula viajó con ejecutivos de Odebrecht a países donde la constructora tiene fuertes intereses, como Estados Unidos, Panamá, Venezuela, República Dominicana, Cuba, Ghana y Angola, y donde sus obras son...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA