Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo , 29 de Diciembre de 2011, expediente 23.196/10

Fecha de Resolución:29 de Diciembre de 2011

Poder Judicial de la Nación Causa Nº 23.196/10

SENTENCIA DEFINITIVA Nº 87345 CAUSA Nº 23.196/10

AUTOS: "GHIRINGHELLI LOMBARDI JAVIER ALEJANDRO C/ BANCO SANTANDER

RIO S.A. S/ DESPIDO"

JUZGADO Nº 32 SALA PRIMERA

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 29 días del mes de diciembre de 2011 , reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe y de acuerdo a la correspondiente desinsaculación se procede a votar en el siguiente orden:

El Dr. Vilela dijo:

I)- Contra la sentencia de fs.331/341 apelan ambas partes, presentando sus memoriales: el actor a fs.343/350 y la demandada a fs.352/368.

II)- La parte actora apela el rechazo de la categorización pretendida, cuestionando la interpretación sobre los alcances de los términos volcados en la demanda, de la normativa convencional aplicable y la valoración de los testigos que declararan a su propuesta, insistiendo en que cumplió funciones jerárquicas que no fueron remuneradas de manera acorde. Destaca la prueba informativa que detalla a fs.349vta./350 de su memorial y apela la distribución de las costas.

La demandada se queja porque se declaró la procedencia del reclamo de diferencias salariales e indemnizatorias, argumentando que el actor no puso en su conocimiento la obtención del título de contador público, que consintió el pago de los salarios que fueran abonados durante más de cuatro años sin solicitar el adicional por título que ahora reclama y que, en todo caso, ello no constituiría injuria suficiente para considerarse despedido como lo hiciera. Se agravia por la base de cálculo utilizada para determinar las diferencias salariales, y por la remuneración admitida a los fines del art.245 de la Ley de Contrato de Trabajo. Apela la condena al pago de la sanción del art.2 de la ley 25.323, del art.80 de la L.C.T., y la tasa de interés fijada, así como los honorarios regulados a la representación letrada del actor y al perito contador, por estimarlos elevados.

III)-A los fines de una mayor claridad expositiva, conviene recordar que el actor ingresó a trabajar en el banco demandado a través de una pasantía educativa en enero de 2003, dado que se encontraba cursando la carrera de contador público en la UADE, y de acuerdo al relato volcado en el inicio, comenzó en la sucursal Caballito como representante de servicios al cliente, luego pasó a la sucursal Canning donde estuvo hasta diciembre de 2005, y en esa época fue nombrado “ejecutivo gold” para la sucursal A., hasta que en junio de 2006 fue derivado a realizar tareas de “ejecutivo de clientes y empresas” en la sucursal Puerto Madero. En septiembre de ese año se graduó como contador público, y en diciembre de 2007 fue ascendido a “oficial de empresas” en la sucursal M.Y., categoría respecto de la cual el demandante describe las tareas que le son inherentes a fs.5vta./6, las que 1

continúa desarrollando en la sucursal 25 de Mayo desde diciembre de 2009. Explicó

que estaba categorizado como auxiliar conforme al art.7 del CCT 18/75, y sostuvo que como contador de sucursal debía ser encuadrado como “segundo jefe de departamento de segunda”, o sea siete categorías por encima de aquella en base a la cual se lo remuneraba (ver fs.6vta./7). B. en el organigrama de la empresa que acompaña en sobre por cuerda, expresó que “la segunda línea de una sucursal…

está compuesta por 4 (cuatro) funcionarios entre los que se encuentra el oficial de empresas… ante la paridad que la entidad financiera demandada le asigna al Oficial de Empresas y al Jefe Operativo este último sería el encargado contable de la sucursal…” (fs.7 primer y segundo párrafos). Considero pues que el demandante pretende ser encuadrado en la categoría convencional que prevé el art.7 del CCT

18/75, el cual para la función de “contador” establece como mínima la categoría de “segundo jefe de departamento de segunda”. La norma de referencia no es descriptiva, sino que detalla las funciones y las categorías de máxima y de mínima que corresponden a cada función, y abarca desde el gerente hasta el Jefe de Área,

pasando por subgerente, contador, subcontador, tesorero y subtesorero. El manual de “modelo de organización de sucursales” correspondiente al banco demandado sí

contiene una descripción de funciones. De acuerdo a esta última, el jefe operativo debe realizar la apertura y cierre operativo de la filial, tareas de back office (incluyendo la supervisión de las mismas); logística de mantenimiento, seguridad y correcto funcionamiento de la filial; apoyo a la función comercial en servicio al cliente; asistencia a las áreas de negocio en solución de quejas y reclamos; coordinación con la plataforma comercial para aplicar criterios de dotación flexible. A su vez, las tareas inherentes a esta función consisten en: apertura del sistema y tesoro, toma de este último conjuntamente con el tesorero; apertura de cajas de seguridad; control y alta de operaciones de activo; supervisión y autorización del pago de cuenta corriente y caja de ahorro de importes mayores, y supervisión de procesos de acreditación de sueldos,

de certificación de firmas, de control de cheques de cámara, de plazos fijos, del cierre diario del balance y del envío de cheques a clearing, cobranzas y cámara compensadora, así como de cheques rechazados; atención de tarjetas retenidas por ATM; controles de transferencias, alta de valores en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba