El kirchnerismo ubica funcionarios para la retirada

 
EXTRACTO GRATUITO

El gobierno de Cristina Kirchner comenzó a hacer planes para irse. La Presidenta diseña una estrategia para cubrir la retirada del poder en 2015: consiste en dejar una en el Estado que , que permita cierta inmunidad judicial y que facilite un plan de regreso a la Casa Rosada en 2019 con algún referente "del proyecto".Para ello, designará miles de funcionarios de carrera; cientos de jueces, decenas de legisladores leales y buscará multiplicar los medios de prensa afines al "relato". El continuismo, además de recursos económicos, requiere un blindaje judicial. La mayor preocupación de Cristina es que proliferen los juicios por corrupción a sus funcionarios. "Nuestro problema estará en Comodoro Py. Todos los días hay un fallo judicial en contra del Gobierno", confió a LA NACION un alto funcionario kirchnerista.Tras una larga demora del Consejo de la Magistratura por cubrir casi 200 vacantes en 890 juzgados en todo el país, Cristina Kirchner envió al Senado listas de 360 conjueces, afines, para ocupar juzgados de primera instancia, 32 cámaras de apelaciones y eventuales lugares en la Corte.En Balcarce 50 confían en que pasado mañana se apruebe la lista de conjueces para la Corte integrada por León Arslanian, Tomás Hutchinson, Ernesto Marcer, Héctor García Cuerva, Arístides Corti, Carlos Cárcova, Walter Huggias, Gustavo Ferreyra, Ricardo Nissen y José Chirico. El resto de los juzgados y cámaras se debatirán más adelante.La oposición desconfía del Gobierno, que buscaría montar un cerco judicial, y reclama que se cumpla el procedimiento de concursos del Consejo de la Magistratura, elevación de ternas al Poder Ejecutivo y el envío de los pliegos al Senado.Con espaldas bien cubiertas, Cristina Kirchner buscaría dejar su legado en la futura administración pública. Nombrará 7500 nuevos funcionarios en la planta permanente antes del 31 de diciembre próximo. En diciembre de 2015, cuando se vaya, su sucesor encontrará a esos agentes con más de un año de antigüedad, por lo que gozarán de estabilidad: no se los podrá despedir sin sumario administrativo. Los candidatos a ocupar esos cargos hoy tienen meros contratos temporarios o de planta transitoria. La mayoría son militantes de La Cámpora.Irán a áreas clave: Presidencia, Secretaría General, Secretaría Legal y Técnica, ministerios de Economía, Justicia, Planificación, Defensa, Cultura, Industria, Jefatura de Gabinete, Cancillería, Secretaría de Comunicación, Télam, Canal 7, Radio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA