Les retendrán el vehículo, pero no el registro a los que manejen drogados

 
EXTRACTO GRATUITO

La discusión sobre la detección y pena del consumo de sustancias ilegales volvió a filtrarse ayer en la Legislatura porteña durante el debate de reforma del Código de Tránsito. La ley que se sancionó anteanoche incluyó varias causales por las que se castigará con la retención de la licencia de conducir. Entre ellas, se agregaron las de atravesar un paso a nivel con la barrera baja, invadir los carriles del Metrobús y sancionar a quienes obstruyan ciclovías.Sin embargo, la oposición y el oficialismo porteños acordaron no agravar la pena a quienes conduzcan bajo los efectos de sustancias ilegales. Hoy, el Ministerio de Seguridad realiza operativos para detectar consumo de drogas y utiliza un pupilómetro. Si esa prueba es positiva, se hace un segundo análisis, de saliva. De resultar positivas, se labra una contravención, se da intervención a la fiscalía de turno y el automóvil es retenido. Ante la detección de la ingestión de drogas ilegales, se secuestra el vehículo y también se impone al automovilista la multa por conducir bajo los efectos de estupefacientes, cuyo valor es de entre 200 y 2000 pesos, de uno a diez días de arresto y la quita de 10 puntos en el scoring . La reforma no cambiará esta operatoria.Rafael Gentili, diputado de Proyecto Sur, que estaba entre los legisladores que creían que no se debía agravar la pena indicó: "Era una disposición genérica. Si la Legislatura legisla con exactitud en el caso del alcohol, debe darse un debate serio, que se prometió ayer en el recinto, y hablar con precisión en ese punto. Debemos establecer cuáles son esas sustancias y no dejarlas libradas a la reglamentación de una norma. No...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA