Tomar las riendas del parto

RESUMEN

En el marco de las crecientes denuncias por violencia obstétrica, cada vez más mujeres explicitan cómo quieren traer a sus hijos al mundo y exigen ser oídas

 
EXTRACTO GRATUITO

Hace tres años, cuando Manuela Ferreira y su pareja, Santiago Paniagua, empezaron a fantasear con la idea de ser padres, ella le confesó su deseo de que ese hijo, Camilo, que hoy, en la semana 40 de embarazo, está por asomar al mundo -si es que ya no lo hizo-, naciera en su casa. En ese deseo había un poco de efecto contagio porque muchas de sus amigas habían tenido partos hogareños, pero sobre todo mucho temor a tener un parto intervenido, con altas probabilidades de terminar en una cesárea innecesaria.

"Santiago no estaba ni cerca de querer que tuviéramos el bebe en casa. Me decía que tenía miedo, él veía los riesgos y yo en cambio le decía que me daba más miedo parir en un hospital o sanatorio donde no respetaran mis decisiones de tener un parto natural, íntimo, a conciencia y sin apurar los tiempos míos y del bebe." En esa búsqueda de tener el parto deseado, ese que tantas veces había soñado, Manuela llegó un día a su casa con una "tercera vía", el punto de equilibrio entre sus deseos más naturales e instintivos y los argumentos racionales y atendibles de su pareja: le habló del Programa Parto Seguro Sin Intervención del Hospital Austral de Pilar. "Ahí hay parteras y doulas que te animan a ser la protagonista de tu parto, a vivirlo con conciencia y amor. A estar en movimiento, a encontrar la posición más cómoda para tener el bebe, a poner música... Nuestra idea es atravesar la mayor parte del trabajo de parto en la intimidad de nuestra casa y cuando llegue el momento en que no pueda más, ir para allá. Saber que nos van a estar esperando y que van a respetar mis tiempos y mis decisiones me da mucha paz y tranquilidad", asegura Manuela, que planea recibir a Camilo con música de bossa nova, la que mejor la traslada a un estado de felicidad plena. "Santiago es músico, toca el charango y ama el folklore. Acá también hubo que negociar: él quería poner a Piazzolla y yo le dije que ni loca iba a parir con un tango", cuenta la psicóloga y maestra jardinera de una escuela Waldorf.

Que Camilo nazca justo en la Semana Internacional del Parto Respetado, que se extiende hasta mañana, es seguramente un gran homenaje a su mamá y a todas las mujeres que buscan tomar ellas mismas las riendas del nacimiento de su hijo y se animan, cada vez más, a expresar y explicitar de qué manera quieren traer ese bebe al mundo. Según la ley de parto humanizado, que prioriza el nacimiento natural por sobre la cesárea, las mujeres...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS