Las zonas francas no logran levantar vuelo en el país

 
EXTRACTO GRATUITO

Las zonas francas son un instrumento de impulso económico muy aprovechado en casi todos los países de la región y varios de otros continentes, pero en la Argentina esa oportunidad se deja pasar. Si bien aquí hay 14, estas no cumplen sus objetivos, que son aumentar las exportaciones, atraer inversión extranjera directa, promover la apertura de las economías e impulsar el desarrollo regional.Como herramienta de política para el desarrollo y el crecimiento orientado a la exportación, las zonas francas han proliferado en los últimos 40 años. Fueron ampliamente utilizadas en Asia y América Latina en los 70 y en las últimas dos décadas se han vuelto cada vez más comunes en África y en otras economías en desarrollo, según surge del informe "Zonas francas: otra oportunidad perdida en la Argentina", elaborado por Estudio Ledesma.La conclusión del trabajo mencionado es: la Argentina no logró utilizar correctamente el instrumento, aún a pesar de tener profundas necesidades en todos esos aspectos y una agenda de reformas estructurales largamente pospuestas como resultado de los costos políticos, sociales y hasta fiscales que las mismas implican. Tampoco capitalizó la experiencia internacional y regional.¿Por qué no aprovecha la Argentina sus zonas francas? Gabriel Caamaño, economista de Estudio Ledesma, responde que, principalmente, porque el régimen es demasiado amarrete en los incentivos (en el mundo son más agresivos en cuanto a exenciones impositivas). "Además, no permite a los que trabajan en zonas francas adherirse a otros regímenes de promoción ni vender en el mercado interno, aún pagando el impuesto equivalente", agrega.Francisco Heredia, vicepresidente de la Cámara de Zonas Francas, opina que estas zonas no funcionan aquí porque no entregan ventajas a los usuarios. "Hoy es un costo adicional estar en una zona franca. El principal problema es que no se puede introducir al territorio aduanero general nada que se fabrique allí", comenta.La advertencia que surge del análisis de Estudio Ledesma es que se pierde terreno respecto de países vecinos justamente en aquellas ciudades de frontera. Estas se podrían beneficiar mucho si se les permitiera tener lo que se conoce como zonas francas con ventas al por menor o en tiendas minoristas.En efecto, los especialistas en esta temática afirman que contar con una zona especial libre de impuestos posibilita captar al visitante extranjero ofreciendo precios atractivos a la vez de desalentar el cruce de locales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA