Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala I, 28 de Septiembre de 2023, expediente CIV 071406/2018/CA001

Fecha de Resolución28 de Septiembre de 2023
EmisorCamara Civil - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA CIVIL - SALA I

ACUERDO: En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los veintiocho días del mes de septiembre de dos mil veintitrés, reunidos los señores jueces de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil para conocer en los recursos de apelación interpuestos contra la sentencia dictada en los autos “ZARATE, JORGE

ALBERTO C/ POLVERIGIANI, ROSANA Y OTROS S/DAÑOS Y

PERJUICIOS” (Expte. n° 71.406/2018), el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver: ¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: Dr. J.P.R. y Dra. P.M.G..

Sobre la cuestión propuesta el Dr. R. dijo:

  1. La sentencia de grado desestimó la demanda entablada por J.A.Z. contra R.P.B., enderezada oportunamente contra R.P., y Argos Compañía Argentina de Seguros SA.

    Contra dicho pronunciamiento se alza el actor, expresando agravios digitalmente, los que fueron contestados por la demandada y la aseguradora.

  2. En su presentación liminar, J.A.Z. relató que el día 4 de agosto de 2018, se encontraba circulando a bordo de su motovehículo dominio A066REO por la Av. Brandsen de la localidad de Quilmes, Provincia de Buenos Aires. Señaló que al encontrarse culminando el cruce de la intersección con la calle General P. resultó embestido en su lateral derecho por el rodado con dominio HYE557 quien se encontraba circulando a excesiva velocidad. Indico diversos daños, razón por la cual debió ser atendido de urgencia en el Hospital Zonal de Agudos "Dr.

  3. G.

    Iriarte Quilmes".

    Se presentó Argos Compañía Argentina de Seguros S.A y contestó según citación que se le cursó. Reconoció la existencia de cobertura en favor de R.P. en relación con el rodado marca Renault Megane dominio HYE-557, la que se encontraba vigente al Fecha de firma: 28/09/2023

    Firmado por: E.S.R., SECRETARIO DE CÁMARA

    Firmado por: P.M.G., JUEZA DE CÁMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    momento del siniestro denunciado. Negó en forma genérica y específica los hechos expuestos al demandar y la autenticidad de la documentación adjuntada e impugnó los rubros reclamados. Negó la existencia del hecho.

    El actor amplió la demanda contra A.R.M. y la enderezó contra R.P.. Posteriormente, el actor desistió de la demanda respecto de R.M..

    Con fecha 8 de octubre de 2019 se declaró rebelde a R.P.. Luego se presentó su apoderada y se dispuso el cese de la rebeldía.

    La Sra. Jueza de grado analizó la prueba allegada al proceso y concluyó que frente a la negativa de la aseguradora citada en garantía era el actor quien debía acreditar en autos la ocurrencia del accidente, así como la intervención del automóvil dominio HYE557 y de R.P..

    Considero que ello era el punto central para admitir la demanda y que tal extremo no se ha producido. Por ello, rechazó la demanda.

    Para decidir como lo hizo, la magistrada juzgó que la prueba testimonial aportada mediante las declaraciones de P.G.C. y W.N. (documentos digitales) solo dieron cuenta de la ocurrencia del accidente, pero no hay una sola prueba que compruebe la intervención del automóvil dominio HYE557 ni la participación de R.P..

    Asimismo, señaló que la denuncia de siniestro que realizó el actor ante su aseguradora no resulta suficiente puesto que se trata de una manifestación unilateral que no se corrobora con otros elementos de prueba.

    De esta decisión se agravia el actor. Sostiene que con la declaración de los testigos, la denuncia de siniestro por él realizada, la declaración de rebeldía de la demandada y atención médica que recibiera,

    se encuentra acreditada la ocurrencia del accidente. Afirma que la prueba mencionada resulta suficiente a efectos de acreditar la ocurrencia del Fecha de firma: 28/09/2023

    Firmado por: E.S.R., SECRETARIO DE CÁMARA

    Firmado por: P.M.G., JUEZA DE CÁMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA CIVIL - SALA I

    evento y por ello solicita que se revoque el decisorio de grado y se haga lugar a la demanda entablada.

  4. Ahora bien, siendo que el siniestro habría sucedido el 4 de agosto de 2018, la responsabilidad debe ser juzgada a la luz de lo previsto por el art.1769 del Código Civil y Comercial de la Nación, que dispone que “los artículos referidos a la responsabilidad derivada de la intervención de cosas se aplican a los daños causados por la circulación de vehículos”.

    Esta norma recoge, por ende, la doctrina establecida por la jurisprudencia de nuestros tribunales a partir de la incorporación de la teoría del riesgo mediante la sanción de la ley 17.711, modificatoria del art.1113 del Código Civil derogado. El vehículo en movimiento, de cualquier tipo que sea, es una cosa riesgosa y, por consiguiente, a los accidentes de automotores se aplican las reglas de los arts.1757 y 1758, y las causales de eximición de responsabilidad previstas en los arts.1729 y ss.

    del citado Código, vale decir, el hecho de la víctima (art.1729), el hecho del tercero asimilable al caso fortuito (art.1731), el uso contra la voluntad expresa o presunta del dueño (art.1758) y el caso fortuito extraño al riesgo propio de la cosa (art.1733, inc. e) (ver “Código Civil y Comercial de la Nación” comentado por E.L.H., Dir. G.M. y J.C.R., Ed. La Ley, 2014).

    Es que, conforme lo estatuye el art.1757, toda persona responde por el daño causado por el riesgo o vicio de las cosas, o de las actividades que sean riesgosas o peligrosas por su naturaleza, por los medios empleados o por las circunstancias de su realización, siendo la responsabilidad objetiva.

    En tal sentido, la jurisprudencia elaborada durante la vigencia del anterior Código Civil sostuvo que en hipótesis como la de autos, en que un peatón es arrollado por un automotor, era de aplicación la presunción que emanaba del art. 1113 del Cód. Civil, la que debía ser destruida por prueba aportada, no por la víctima, sino por aquél sobre quien recae, es decir, el conductor del vehículo, y que acredite fehacientemente alguna de Fecha de firma: 28/09/2023

    Firmado por: E.S.R., SECRETARIO DE CÁMARA

    Firmado por: P.M.G., JUEZA DE CÁMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    las causales eximentes que contemplaba la citada disposición legal, dado que, incluso un estado de duda, es insuficiente a los fines indicados (conf.

    K. de C. en Belluscio, "Código Civil Comentado, Anotado y Concordado", t. 5 pág. 393 ap. f y fallos citados en notas 33 a 35; CNCiv.

    Sala "E", causas 119.083 del 13-11-92 y 120.417 del 2-12-92, entre muchas otras), principio que no ha perdido vigencia con la sanción del nuevo Código.

    Es así como a quien pretende la indemnización le basta con demostrar el contacto de sus bienes dañados con la cosa riesgosa productora del daño para que surja la presunción de adecuación causal, es decir, que la intervención de la cosa riesgosa o viciosa fue la que, conforme el curso normal y ordinario de los acontecimientos, produjo el resultado,

    mientras que la prueba de las eximentes estará en cabeza del dueño o guardián.

  5. Sentado ello, corresponde en primer término examinar si el esquema jurídico de naturaleza sustancial y procesal demarcado en el decisorio apelado ha sido objeto de una adecuada interpretación, o si por el contrario medió un apartamiento injustificado de nuestro ordenamiento en perjuicio del actor.

    Hoy día, en materia de distribución de carga probatoria, la moderna ciencia procesal se atiene a la posición en que se encuentra cada parte respecto de la norma jurídica cuyos efectos le son favorables en el caso concreto; para alcanzar el efecto jurídico pedido, asume la prueba de los presupuestos de hecho contenidos en la norma fundante de su pretensión. No es dudoso que el Código Procesal vigente (art. 377) sigue esta orientación doctrinaria, al imponer a cada parte la carga de probar “el presupuesto de hecho” de la norma que invocare como fundamento de su pretensión, defensa o excepción (Morello-Sosa-Berizonce: “Códigos Procesales en lo Civil y Comercial de la Prov. de Bs. As. y de la Nación”, t.

    V-A, pág.171).

    Fecha de firma: 28/09/2023

    Firmado por: E.S.R., SECRETARIO DE CÁMARA

    Firmado por: P.M.G., JUEZA DE CÁMARA

    Firmado por: J.P.R., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA CIVIL - SALA I

    Como lo sostienen los autores citados, siguiendo a R.,

    se ha declarado que constituye regla esencial en materia de distribución de carga probatoria que “aquella parte cuya petición procesal no puede tener éxito sin la aplicación de un determinado efecto jurídico, soporta la carga de la prueba respecto a que las características del precepto se dan en el acontecimiento real, o dicho más brevemente, soporta el peso de probar los presupuestos del precepto jurídico aplicable.

    Interpretados los artículos 1757, 1758, 1769, 1729, 1731y 1733, inc. e (en la antigua normativa artículo 1113, segunda parte, segundo párrafo) en armonía con las normas que gobiernen la carga de la prueba, en nuestra jurisdicción en particular, el art. 377 del código ritual citado, no cabe sino concordar con lo que se ha señalado de manera pacífica en reiterados fallos, en cuanto a que el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR