Sentencia de Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata - CAMARA FEDERAL DE MAR DEL PLATA - SECRETARIA CIVIL, 30 de Mayo de 2016, expediente FMP 022079797/2008/CA001

Fecha de Resolución30 de Mayo de 2016
EmisorCAMARA FEDERAL DE MAR DEL PLATA - SECRETARIA CIVIL

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE MAR DEL PLATA En la ciudad de Mar del P., a los 30 días del mes de mayo de dos mil dieciséis, avocados los Sres. Jueces de la Excma. Cámara Federal de Apelaciones de Mar del P. al análisis de estos autos caratulados: “Z.L.A. c/ PEDRO MOSCUZZA E HIJOS SA s/LABORAL”. Expediente FMP 22079797/2008, proveniente del Juzgado Federal N° 2, Secretaría N° 5 de esta ciudad. El orden de votación es el siguiente: Dr. A.O.T., Dr.

J.F., Dr. E.P.J..

El Dr. T. dijo:

  1. Llegan los autos a esta Alzada con motivo del recurso de apelación deducido por la demandada en oposición a la sentencia de fs. 433/440, la cual acoge la demanda promovida en autos, declara la inconstitucionalidad del art.

    245 segundo y cuarto párrafo de la LCT e impone las costas a la perdidosa.

    Los agravios del recurso de la firma demandada lucen expresados en la memoria de fs. 443/456. El primer agravio cuestiona lo resuelto por el a quo en cuanto sostiene que ambas partes reconocen como fecha de ingreso del actor la de 09/09/2004 siendo que en realidad dicha fecha fue la primer fecha de ingreso de varios ingresos del Sr. Z. a la empresa. Ello por cuanto se celebraron sucesivos y alternados contratos de ajuste por un viaje por lo que se encuentra controvertido que el actor haya tenido una única fecha de ingreso y que haya trabajado para la demandada de forma ininterrumpida. Se agravia en segundo en cuanto el a quo tiene por configurado el despido indirecto cuando la relación laboral se había extinguido antes de su renuncia. Señala que el a quo no ha merituado de manera correcta la prueba producida. Realiza una reseña de los hechos y de la modalidad de contratación entre las partes y de la prueba Fecha de firma: 30/05/2016 Firmado por: JORGE FERRO , Firmado por: A.O.T. , Firmado por: J.E.P., 1 #15562051#153633861#20160601100252777 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE MAR DEL PLATA producida en autos. En el tercer agravio cuestiona la manera calcular la indemnización por despido. Critica el computo de la antigüedad y la inobservancia del dictamen pericial por parte del a quo. En el cuarto agravio manifiesta que el a quo ha omitido el tratamiento de una cuestión esencial planteada por su parte como lo es la aplicación y validez de la cláusula convencional del art. 16 del CCT 370 y de su preeminencia sobre el art. 18 de la LCT. En el agravio quinto cuestiona los rubros y montos por los que se hizo lugar a la demanda promovida. Por último, y como planteo subsidiario solicita se revoque la sentencia en cuanto ordena la aplicación de la tasa activa.

    Corridos el correspondiente traslado de ley, y encontrándose la causa en condiciones de resolver con el llamamiento de autos para dictar sentencia decretado a fs. 408, es que procedo a abocarme al conocimiento de los aspectos litigiosos tal como ha quedado trabada la litis.

  2. Para comenzar a resolver sobre los planteos vertidos por la recurrente en su escrito debo considerar los dos primeros agravios conjuntamente dado que el despido indirecto en el que el actor se colocó fue como consecuencia de la modalidad de contratación laboral habida entre las partes.

    Cabe determinar entonces si la causal de injuria laboral invocada por el trabajador existió o si por el contrario su actuar no se encontraba justificado.

    Cabe señalar aquí, que habiendo sido el actor quien produjo la extinción del vínculo que lo unía con la demandada, es a él a quien le incumbía la justificación de las causales de despido invocadas (art. 377 CPCCN, por remisión art. 155 LO).

    Comenzaré por examinar entonces en base a los elementos aportados a las causa si existió en el caso una registración irregular de la relación laboral que vinculaba a las partes.

    Respecto de este tópico el accionante ha expresado que comenzó

    trabajando para la firma P.M. e hijos SA el 9 de septiembre de 2.004 y continuó trabajando hasta Enero del 2.007, siempre en el mismo buque.

    Fecha de firma: 30/05/2016 Firmado por: JORGE FERRO , Firmado por: A.O.T. , Firmado por: J.E.P., 2 #15562051#153633861#20160601100252777 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE MAR DEL PLATA Relató que la relación laboral tenía un desarrollo normal hasta que después del último pago (año 2.007) se le negaron tareas lo que culminó con el despido indirecto. La modalidad de contratación de la hoy demandada parecía adecuarse a las normas, cada contrato de ajuste se registraba y al finalizar cada uno –

    luego de cada telegrama de despido, condición imprescindible – se le pagaban las liquidaciones finales. Sostiene que su contratación fue por tiempo indeterminado hasta que se le negó ocupación efectiva, todo ello conforme la intención de la empresa de reducir costos laborales.

    Por su parte, la demandada negó haber obligado al actor a renunciar, que el actor se desempeñara ininterrumpidamente desde el 9 de septiembre de 2.004 hasta enero de 2.007 y que la relación laboral habida entre el actor y el Sr.

    Z. haya existido una legalidad aparente (fs.191 vta. y 192).

    De acuerdo a lo expuesto por las partes se observa que la cuestión a determinar gira en torno a verificar si la forma en la que se desarrolló la relación laboral que vinculaba a las partes al momento en que el trabajador cursó la intimación se encontraba de conformidad con las disposiciones legales vigentes, si el accionante no se hallaba habilitado para colocarse en situación de despido indirecto; en cambio, si la misma era irregular dicha circunstancia podría ser considerada como injuriante para el trabajador, quien se encontraría habilitado a colocarse en la situación en que se ubicó.

    De manera preliminar al desarrollo de la cuestión esencial encuentro conveniente recordar el criterio que vengo sosteniendo en similares precedentes cuando la manera en que se relacionan laboralmente las partes es a través de contratos sucesivos por un viaje o una marea (ver CFAMDP, 24/08/12, “B., J.C. c/ Hispano Patagónica S.A. s/ Laboral”, Tº CXXXVIII Fº 18.393; 15/10/12, “G., S.A. c/ P.M. e Hijos SA s/

    Laboral”, Tº CXLI Fº 18.552; 16/08/13, “R., G.M. c/ L.S. e Hijos SA s/ Laboral”, Tº CLIV Fº 19.501).

    Fecha de firma: 30/05/2016 Firmado por: JORGE FERRO , Firmado por: A.O.T. , Firmado por: J.E.P., 3 #15562051#153633861#20160601100252777 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE MAR DEL PLATA Cuando los contratos presentan la característica de ser sucesivos, se hace obligatoria la aplicación al caso de las previsiones del art. 90 de la LCT.

    Esta norma dispone que todo “…contrato de trabajo se entenderá celebrado por tiempo indeterminado, salvo que su término resulte de las siguientes circunstancias: a) Que se haya fijado en forma expresa y por escrito el tiempo de su duración; b) Que las modalidades de las tareas o de la actividad, razonablemente apreciadas, así lo justifiquen…” y agrega que “…la formalización de contratos por plazo determinado en forma sucesiva, que exceda de las exigencias previstas en el apartado b) de este artículo, convierte al contrato en uno por tiempo indeterminado”.

    De acuerdo al artículo trascripto para que un contrato de trabajo sea considerado celebrado “por tiempo determinado” ha de fijarse de manera expresa su duración y, además, dicho plazo deberá de estar justificado en la modalidad de las tareas o la actividad a realizar. Como el orden público laboral se hace presente desde el momento mismo de la configuración del contrato, la Ley de Contrato de Trabajo ha restringido la voluntad de las partes al determinar en el art. 90 los requisitos a los que estará sujeta la admisibilidad de los contratos por tiempo determinado. De esa manera, independientemente de lo que los contratantes hayan acordado la existencia del contrato a plazo determinado dependerá del cumplimiento de los recaudos exigidos por el art. 90 de la LCT. En doctrina se ha expresado que el art. 90 supone “…una regla técnica por la que se consagra el principio de la estabilidad de los vínculos que opera ‘con, sin o contra’ lo que las partes hubieran acordado” (V.V., A.–.O., R.H.; “Ley de contrato de trabajo. Comentada y concordada”, tomo I; Ed. R.–.C.; 2005; pág. 620).

    Es oportuno aclarar aquí que la prueba del cumplimiento de tales recaudos le corresponde a la accionada pues, la Ley de Contrato de Trabajo establece que “la carga de la prueba de que el contrato es por tiempo determinado estará a cargo del empleador” (art. 92 LCT).

    Fecha de firma: 30/05/2016 Firmado por: JORGE FERRO , Firmado por: A.O.T. , Firmado por: J.E.P., 4 #15562051#153633861#20160601100252777 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CAMARA FEDERAL DE MAR DEL PLATA En el marco delineado por la ley el empleador debe probar la concurrencia de ambos extremos previstos por el art. 90 de la LCT para acreditar una relación laboral por plazo determinado. No le basta con la prueba del contrato por escrito, debe demostrar también la situación objetiva que justificó dicha modalidad de contratación. En otras palabras, debe demostrar que la causa enunciada en el contrato como justificante de la modalidad se compadece con el acontecer real.

    Enseña M. que la relatada es la implicancia más trascendente del art. 92, derivada del principio de primacía de la realidad que impone al empleador la prueba de la concordancia o sinceridad entre el nivel de la instrumentación formal y su justificación (cfr. V.V., A.–.O., R.H.; op.

    cit.; pág. 637).

    En lo que a este caso respecta, ha quedado debidamente acreditado que era práctica común de la demandada que sus dependientes renunciaran a llegar a puerto luego de una marea, de ello dan cuenta los testimonios de los deponentes “G.” (fs. 253, respuesta a interrogante 6º), “S.” (fs. 254, respuesta a interrogante 3º y 5º) y “De Rosa” (fs. 255...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR