Las 'viudas de la recesión', otra cara del drama italiano

ROMA.- Los "suicidios económicos" que sacuden a Italia volvieron a ser noticia. Pero no porque la lista de personas que se quitan la vida por desesperación ante la crisis económica haya aumentado, sino porque sus esposas, bautizadas "viudas de la recesión", marcharon ayer para reclamar atención.La marcha de las también llamadas "viudas blancas" (porque llevaron banderas de ese color) tuvo lugar en la ciudad de Bolonia, en el centro-norte de Italia, país donde desde el 1° de enero se registraron por lo menos 73 suicidios por motivos económicos."La desesperación es total, mi marido no se sintió apoyado", dijo a los periodistas muy emocionada Tiziana Marrone, una de las organizadoras y esposa de Giuseppe Campaniello, un artesano de la localidad de Ozzano Emilia, Bolonia, que se quemó a lo bonzo el 28 de marzo pasado, agobiado por las deudas que tenía con el fisco.El nombre de Campaniello, junto a su foto, dominaba una de las pancartas blancas que abrió la marcha silenciosa, a la que asistió un centenar de personas. Entre ellas, había desocupados, jubilados y muchos esodati , nueva categoría con la que se llama a quienes decidieron retirarse voluntariamente de sus trabajos y que ahora, con el cambio que ha habido en el sistema de jubilación, se quedaron sin pensión.La marcha empezó en el Hospital Mayor de la ciudad y terminó frente a la sede de la Agencia de las Entradas, donde se cobran los impuestos, en la Via Nanni Costa, justo en el lugar donde Campaniello se mató."Estas personas cuando deciden quitarse la vida lo hacen porque son empujadas a eso: no son locos, deprimidos ni exaltados. Son personas desesperadas", explicó Marrone, que les reclamó ayuda a las instituciones."Es hora de hacer algo por estos empresarios y por estas pequeñas empresas, que son la espina dorsal del país", dijo.La marcha de las "viudas de la recesión" tuvo lugar al día siguiente de una toma de rehenes que mantuvo en vilo al país, en otro episodio relacionado con la desesperación de mucha gente por la crisis económica, marcada por una brutal y creciente presión de la DGI local, que trata de recaudar impuestos como sea.Fue en este marco que Luigi Martinelli, un empresario...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba