Sentencia de Camara Contencioso Administrativo Federal- Sala II, 10 de Noviembre de 2016, expediente CAF 047741/2016/CA001

Fecha de Resolución10 de Noviembre de 2016
EmisorCamara Contencioso Administrativo Federal- Sala II

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación E.. Nº 47.741/2016.-

Buenos Aires, 10 de noviembre de 2016.- JMVC Y VISTOS, estos autos caratulados: “V., A.J.c.ón General Impositiva s/recurso directo de organismo externo” y, CONSIDERANDO:

  1. Que a fs. 983/988 vta. el Tribunal Fiscal de la Nación confirmó el acto administrativo apelado, en cuanto determinó de oficio la obligación tributaria del actor en el Impuesto a las Ganancias, por el período fiscal 2004, con más los intereses resarcitorios.

    Asimismo impuso las costas a la actora, en tanto resultó vencida.

  2. Que para así decidir, el Tribunal a quo tras reseñar los antecedentes de autos sostuvo que, ante la carencia de documentación respaldatoria suficiente en relación al pago de capital e intereses, el Fisco procedió a la impugnación del pasivo del exterior consignado al 31/12/2004 (cuestionó el origen de un préstamo del exterior), considerando al mismo un incremento patrimonial no justificado por aplicación de la presunción establecida en el inciso f) de la L.P.T.

    Luego, se pronunció respecto a los agravios relativos a la violación del debido proceso adjetivo y el rechazo de la prueba del exhorto ofrecida en sede administrativa.

    Así, puntualizó que las nulidades procesales son inadmisibles cuando no se indican las defensas de las que se habría visto privado de oponer el impugnante, debiendo además ser fundadas en un interés jurídico, ya que no pueden invocarse por la nulidad misma, razón por la cual deben ofrecerse elementos que acrediten, en principio, el perjuicio sufrido.

    En cuanto al aspecto formal, la resolución determinativa satisface los requisitos estatuidos en la ley 19.549. Asimismo, el plazo que le fue otorgado para reunir los elementos que hicieran a su defensa ha sido razonable, cumpliéndose con lo dispuesto en la ley 11.683.

    También consideró que no se vulneró el debido proceso, ya que tuvo oportunidad de ofrecer prueba y de exponer su defensa, tanto en sede administrativa como ante la instancia del T.F.N.

    En cuanto al rechazo de una prueba, ello no puede considerarse como causal de nulidad si se tiene en cuenta el supuesto de apertura a prueba en la alzada.

    En definitiva, entendió que los agravios del contribuyente exponen argumentos que hacen a su disconformidad con la forma en que resolvió el “juez administrativo”, y tal circunstancia excede el marco de la nulidad planteada.

    Resuelto lo anterior, ingresó al conocimiento de la determinación de oficio Fecha de firma: 10/11/2016 Firmado por: J.L.L.C., J. fundamento practicada DE CAMARA en la presunción establecida en el art. 18, inciso f)

    Firmado por: L.M.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.C., JUEZ DE CAMARA #28664446#165979988#20161111105541710 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación de la L.P.T. (incremento patrimonial no justificado). Luego, efectuó una serie de consideraciones sobre los métodos indiciarios y sostuvo que su validez dependerá de que su uso guarde razonable correspondencia con los restantes elementos de convicción de la causa.

    Destacó que las reglas contenidas en el citado artículo refieren a presunciones legales iuris tantum, cuya consecuencia es la de revertir la carga de la prueba, dispensándola respecto del hecho presumido al favorecido por ella. En definitiva, enfatizó que se trata de una cuestión de hecho y prueba, correspondiendo a la recurrente en ejercicio de su derecho de contradicción, desvirtuar las conclusiones a las que arribó el “juez administrativo”.

    Al respecto, señaló que el actor aportó fotocopia certificada por escribano y apostilla de la Convención de La Haya de fecha 16/02/2011, del contrato de crédito personal con el Deutsche Bank A.G. Asimismo, surge que la citada entidad bancaria habría otorgado un crédito al contribuyente y a su cónyuge, por un monto de U$S 1.300.000, con un interés de U$S 104.411,67.

    Subrayó que el contrato carece de fecha cierta y según la manifestación del apelante, los fondos nunca entraron al país. Tampoco se probó la existencia de avales o garantías. No se demostró la cancelación del mismo, ya que de la documental aportada surgen una serie de refinanciamientos de pasivos sin poder relacionarlos con los argumentos esgrimidos por el recurrente.

    Agregó que el supuesto préstamo era por U$S 1.300.000, y de la escritura de compra de un inmueble ubicado en la calle R. 946 de esta Ciudad surge que se habrían transferido U$S 900.000, con lo cual la suma del supuesto préstamo presentaría un sobrante de U$S 400.000 respecto del monto que habría debido transferir.

    Con respecto a la fecha de los contratos de mutuo, señaló que la in-

    oponibilidad frente a terceros a la que se refiere el ordenamiento civil, en modo alguno implica y determina en el ámbito tributario la pérdida del valor probatorio de los contratos privados suscriptos entre las partes, cuando los mismos resulten apoyados o corroborados por una serie de indicios precisos y concordantes que, apreciados en una articulación coherente y conjunta, pueden formar razonable convicción no solo de la celebración, sino de la fecha en que tuvo lugar, de modo de descartar la existencia de una maniobra armada por el fiscalizado ex post del comienzo de la auditoría. Sobre el punto, recordó el precedente de la Corte Suprema de Justicia: “Autolatina Argentina S.A.”, del 15/03/2011.

    En consecuencia, entendió que al no haber el contribuyente aportado documento alguno (ni público ni privado), u otro documento probatorio que demuestre la sustantividad del mutuo, en el que se encuentre plasmada la operación en cuestión y su fecha cierta, resulta inoponible a terceros ajenos a la Fecha de firma: 10/11/2016 relación contractual.

    Firmado por: J.L.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.C., JUEZ DE CAMARA #28664446#165979988#20161111105541710 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación Por otro lado, refirió que conforme surge de la prueba pericial contable, le asiste razón al experto propuesto por el Fisco, en atención a que no fueron exhibidos resúmenes bancarios de la entidad financiera, ni detalles de los activos o bienes incorporados y/o ofrecidos en garantía en la fecha referida a la firma del otorgamiento del mutuo, por lo cual no se puede responder si los activos dados en prenda cubrían el importe del capital e intereses.

    En cuanto a los argumentos relativos a las presuntas renovaciones del “préstamo”, señaló que no se aportó extracto bancario donde se acredite la transferencia que menciona el contribuyente; no se demostró que los fondos se encontraran anticipadamente depositados y disponibles en cuenta bancaria, indicando el banco de radicación de la misma, su número y tipo de cuenta, etc.

    o en caso contrario si el contribuyente tuvo que efectuar compra de dólares para luego hacer la transferencia; mencionar las entidades bancarias que intervinieron en la operatoria, etc.

    Remarcó que el actor no acompañó elementos de prueba tendientes a demostrar cómo efectuó la transferencia desde Argentina hacia Alemania a los efectos de revertir el descubierto.

    En lo relativo al préstamo MM 27050180579 concedido en 2006, señaló

    que no surge de la causa que se haya aportado el extracto bancario del cual surja que con fecha 28/06/2010, se le hayan debitado la suma de U$S 1.000.000 en concepto de capital y U$S 112.850 por intereses vencidos a la fecha, tal como fuera afirmado por el actor.

    En cuanto al préstamo MM 27057260820 concedido en 2010 (renovación del anteriormente mencionado), señaló que de la documentación aportada por la recurrente no surge extracto bancario alguno que haga referencia a los dichos del contribuyente y desde donde sea posible constatar que: “…había en cuenta un saldo aproximado de U$S 395.000…”.

    En tal orden, resaltó que la operatoria llevada a cabo por el contribuyente carece de los elementos básicos que deben estar presentes cuando se concretan operaciones de envergadura, tal como la que se analiza en este caso. Por ello, entendió que le asiste razón al Fisco Nacional en cuanto a la carencia de fecha cierta del instrumento en cuestión ya que, en el caso de autos el recurrente no ha probado la fecha del mutuo y recién es en febrero de 2011 cuando el instrumento adquiere una fecha cierta.

    Con respecto a la documental de fs. 29/206 destacó que si bien la certificación del notario extranjero otorga fe a la identidad de los firmantes (Sres. B.B. y T. B.) y el documento posee membrete y sello del banco, no se encuentra acreditado en autos que dicho documento sea auténtico, ya que no consta el vínculo de los mencionados señores con la entidad financiera en cuestión, ni se invoca el carácter en el cual habría sido firmado el mismo; de Fecha de firma: 10/11/2016 Firmado por: J.L.L.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: L.M.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.C., JUEZ DE CAMARA #28664446#165979988#20161111105541710 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación modo que no demuestran la validez y la veracidad de la operación supuestamente celebrada años antes.

    A ello agregó que, conforme fuera expuesto precedentemente, la actora intenta probar la operatoria en discusión con copia de un contrato y documentación emanada de dos personas que carecen de los elementos básicos para demostrar la veracidad del préstamo y, en tal sentido, señaló que si bien la certificación otorga fe respecto de la identidad de los firmantes, no se encuentra acreditado qué vínculo unía a los señores B. y B. con la entidad financiera en cuestión, ni se invoca en qué carácter se firmó el mismo.

    Asimismo, en la documentación citada, se afirmaría haberle otorgado créditos a la actora en los años 2004, 2006, 2008, 2010 y 2011, mencionando que en el año 2004 se habrían transferido fondos del Sr. V., sin indicar el importe, hacia una cuenta del Banco Wachovia, dejándose asentado que no constaba el concepto por el cual se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba