Como un vistazo al futuro de la selección

 
EXTRACTO GRATUITO

Una imagen puede ofrecer más de mil palabras. Ahí en la terraza del Hotel Zira, en Belgrado, se juntaron para una foto Marcos Delía (22 años), Matías Bortolín (21), Nicolás Laprovittola (24), Facundo Campazzo (23) y Tayavek Gallizzi (21). Son la ilusión y el futuro. También la preocupación del presente. Y aunque suene contradictorio, no lo es.El equipo argentino está literalmente partido en dos. No se trata de peleas, nada de eso. Generacionalmente, hay dos bloques, por un lado, los Sub 23 recién mencionados. Por el otro, el segmento de la Generación Dorada que no acepta alejarse: Pablo Prigioni (37 años), Andrés Nocioni (34), Luis Scola (34), Leo Gutiérrez (36) y Walter Herrmann (35). El plantel se completa con dos amigos de una camada intermedia, Selem Safar (27) y Marcos Mata (28).Hay diez años de diferencia entre el primer grupo y el segundo. Un contundente ejemplo deja bien expuesta esa brecha. El 10 de diciembre de 1993, Leo Gutiérrez debutó en la Liga Nacional jugando para Olimpia, de Venado Tuerto, contra Santa Paula. Tenía apenas 15 años y 7 meses, cuando Matías Bortolín recién cumplía ocho meses de vida.El recambio, la presencia de este grupo de jóvenes fue algo muy solicitado muchas veces y debe ser celebrada. Pero habrá que tener más paciencia que nunca. La gira europea mostró que la adaptación al primer nivel no es sencilla y no se consigue de un día para otro. La selección fue muy inferior en los dos amistosos jugados en Serbia, contra los locales y Puerto Rico.Facundo Campazzo, el único de los jóvenes que ya participó en un gran torneo (Juegos de Londres 2012), analizó: "Estoy contento por compartir otro proceso con este grupo, que es muy competitivo. Vamos de menor a mayor, vale equivocarse ahora y no hacerlo más adelante. Los partidos amistosos nos están sirviendo mucho, sobre todo éstos en Serbia".Los amistosos son para eso. La única verdad se conocerá el 30 de agosto, cuando el Mundial se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA