De corazón, la visita llegó en un momento especial

 
EXTRACTO GRATUITO

ROMA.- "Como a todos los católicos cuando lo ven a Francisco, a mí me pasan cosas muy especiales: me tiemblan las piernas, se me pone la piel de gallina, me pongo a llorar". Con esta frase, Marcelo Tinelli, vicepresidente de San Lorenzo, resumió ayer la alta emotividad que tuvo la audiencia general en la que él y demás dirigentes de San Lorenzo le entregaron a Francisco la Copa Libertadores, la primera de la historia del Ciclón, en circunstancias muy especiales.La tragedia que golpeó a la familia del Papa (ver Sociedad, pág. 24), de hecho, opacó lo que debía ser una verdadera fiesta. Aunque la presencia de representantes de San Lorenzo, el equipo del alma de Jorge Bergoglio, en la audiencia general, al final le sacó una sonrisa a Francisco."Nos decía que la llegada nuestra le había alegrado el día", dijo a la nacion Matías Lammens, presidente de San Lorenzo.Debido al calor del verano europeo, la audiencia general tuvo lugar en la aula Pablo VI y no en la Plaza de San Pedro. Los dirigentes del equipo azulgrana, Lammens y Tinelli, el entrenador Edgardo Bauza, el manager Bernardo Romeo, y los futbolistas Juan Mercier y Julio Buffarini se encontraban en posición privilegiada, sobre el estrado del aula, a la derecha del Papa.Cuando Francisco llegó a la sala -donde no cabía un alfiler y había unas 10.000 fieles de todo el mundo-, estalló un fuerte aplauso y, pese a estar visiblemente triste por la tragedia que golpeó a su sobrino -que perdió a su mujer y a sus dos hijos pequeños y se encuentra en grave estado luego de un accidente de tránsito-, comenzó a saludar y a besar bebes que le acercaban y a peregrinos que le regalaban cartas, bufandas y demás dones, sonriente, caminando a través del pasillo principal.Al llegar a su estrado, el Papa enseguida saludó, uno por uno, a los dirigentes de su equipo del alma, vestidos de riguroso traje oscuro. Al lado de su trono, sobre una mesa de madera, saltaban a la vista dos trofeos plateados inmensos: la Copa Libertadores verdadera y su réplica, que quedará en el Vaticano.Durante la audiencia, el Papa evocó su reciente viaje a Corea del Sur. Luego, al saludar en español a los peregrinos hispanohablantes, destacó la presencia de representantes del Ciclón: "De modo especial, saludo a los campeones de América, al equipo de San Lorenzo, aquí presente, que es parte de mi identidad cultural", dijo, provocando una ovación entre los argentinos.Una vez terminada la audiencia, marcada por un clima mucho menos efusivo, menos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA