Visión del Derecho Natural

Autor:Ricardo Ginés García
RESUMEN

1. Delimitación del problema -2. Caracterización del derecho natural -3. Aportes, aspiraciones y funciones del Derecho natural -4. El derecho natural como actitud valorativa

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
1. Delimitación del problema

Si bien el estudio de los temas de la filosofía del derecho se remonta a la antigüedad la configuración de la ciencia jurídica es mucho mas reciente. Diferenciar ‘ciencia del derecho’ de ‘filosofía del derecho’ ha sido condición imprescindible para la constitución de la moderna ciencia jurídica. En este proceso el positivismo tuvo gran importancia durante el siglo XIX hasta que surgen los modernos intentos iusfilosóficos a partir de las distintas propuestas para una Teoría General o Fundamental del Derecho.

La consideración positiva del derecho, que lo entiende como una creación humana, vino a disputarle el lugar a una forma de reflexión sobre lo jurídico de carácter filosófico que, originada en la antigüedad, aún hoy tiene gran importancia y a la que se la calificó con el adjetivo de iusnaturalista.

Los grandes temas de la filosofía del derecho -la determinación de la esencia de lo jurídico, la especificación de sus modos de existencia y particularmente su justificación o valoración-, habían sido tratados una y otra vez por el llamado ‘Derecho natural’. Por eso, antes de destacar la importancia del positivismo para la constitución de la ciencia del derecho, debemos esclarecer en la medida de lo posible, los alcances, pretensiones y límites del Derecho natural.

2. Caracterización del derecho natural

Desde siempre ha preocupado a los juristas la circunstancia de que el derecho fuera tan sólo un sistema de normas, una creación humana contingente susceptible de sufrir bruscos cambios, de tal manera que lo que un legislador estableciera hoy como conducta lícita pudiera llegar a incriminarlo mañana como delito. Ningún sistema positivo de normas puede considerarse libre de ese peligro. Nuestra historia reciente nos muestra como las normas un día garantizaban ‘la intangibilidad de los depósitos bancarios’ y, poco tiempo después, los mismo depósitos quedaban acorralados deviniendo intangibles pero para sus propietarios.

Desde esta perspectiva el derecho sería una obra humana totalmente arbitraria y sin ninguna estabilidad. El derecho positivo se presenta como un barco al garete arrastrado por las corrientes. Para superar esta angustiante situación desde la antigüedad casi todos los pueblos buscaron, de manera consciente o inconsciente, ‘amarrar ese barco’, hacer depender al derecho establecido por los hombres de alguna realidad suprasensible y fundante, independiente de todo orden positivo, a la que llamaron ‘Derecho natural’.

En este sentido el Derecho natural es considerado algo real, vale decir, que existe, pero de una manera trascendente a la que no se puede llegar mediante los sentidos, y que pretende ser el fundamento último de validez de todas las normas creadas por los hombres. El Derecho natural procura además establecer su fundamento en algo superior y ajeno al ser humano, razón por la cual los hombres no podrían modificarlo, siendo sus contenidos válidos para todo tiempo y lugar y permaneciendo independientes de cualquier variación histórica 1.

La circunstancia de que el Derecho como humana creación normativa sea algo fortuito y mudable ha obsesionado a los pensadores moviéndolos reiteradamente a buscar un criterio absoluto e ideal de derecho. Por esta razón la idea de un patrón de medida jurídica independiente del arbitrio humano, con pretensiones de necesaria validez, que sirviera como instancia suprema e infalible no ligada a contingencias históricas, ha acompañado desde sus...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA