Violencia en la plaza: la Justicia apunta a intendentes y sindicatos kirchneristas

 
EXTRACTO GRATUITO

Luego de la violencia descontrolada del lunes último en el Congreso, el gobierno de Mauricio Macri y los de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires identificaron a decenas de activistas que se enfrentaron en forma violenta con la policía y cuyas imágenes y nombres aportaron a la Justicia. Están vinculados con intendentes y sindicatos kirchneristas, la UOM de Quilmes, el Partido Obrero y el Frente de Izquierda.

Según confiaron a LA NACION fuentes judiciales y de las fuerzas de seguridad de la Nación, del gobierno porteño de y del bonaerense de , la causa que investiga el juez federal Sergio Torres podría tener avances significativos la semana próxima. Está caratulada con los delitos de sedición, resistencia a la autoridad e intimidación pública.

La figura de sedición tiene penas de uno a seis años de prisión (artículos 229 y 230 del Código Penal).

Pero más allá de individualizar a los delincuentes, se investigará un supuesto plan organizado para impedir, mediante la violencia política, que sesionara el Congreso, que debatía la ley de reforma previsional. Se investigará a los jefes de esos partidos políticos u organizaciones.

Para ello se requisaron colectivos, con sus patentes, que transportaban armas blancas, morteros, bengalas, bombas molotov, gomeras, bulones, facas, elementos punzantes y miguelitos. "Venían a una guerra contra la policía", dicen en el Gobierno.

Los disturbios causaron 160 heridos, entre ellos 88 policías, 68 detenidos, liberados a las 24 horas, y destrozos que costarán $ 26 millones a la Ciudad. La fiscal María Magnano, recibe informes de la ministra de Seguridad, , del secretario porteño del área, Marcelo D'Alessandro, y del ministro bonarense, . También se investiga la participación de barras bravas, pero no hay precisiones.

El Gobierno sospecha que el financiamiento de las movilizaciones fue de intendentes bonarenses kirchneristas, como Jorge Ferraresi, de Avellaneda; Mario Secco, de Ensenada, y Walter Festa, de Moreno.

También las fuerzas aportaron a la causa de Torres la identificación de un supuesto agresor del periodista Julio Bazán, del canal de noticias TN: es Ignacio Cano; en una imagen de la cuenta de Twitter @ignaciokno9 se lee: "Lo hubiera matado. Yo le abrí la cabeza ese día". Se investigó y es militante kirchnerista. Se aportan fotos de Twitter donde asoma detrás del periodista en actitud agresiva. Macri se solidarizó anteayer con Bazán y dijo que "no puede alguien que hace un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA