Violencia de género sin fin: una mujer asesinada; otra, quemada

 
EXTRACTO GRATUITO

Mientras se realizaba el masivo reclamo de #NiUnaMenos contra la violencia machista en la Capital y en distintos puntos del país, se registraron anteayer otros dos trágicos episodios con mujeres como víctimas: en Mendoza, un hombre asesinó a su hermana, de 35 años, y en Tucumán, una joven madre fue rociada con alcohol y prendida fuego por su pareja; ahora se debate entre la vida y la muerte.

Mientras el país gritaba bajo la lluvia contra la violencia de género y los femicidios, en Mendoza se desarrollaba una marcha con más de 5000 concurrentes. Casi al mismo tiempo, en el barrio La Favorita, Deolinda Tropán, era golpeada salvajemente por su hermano, con el que había discutido; tras el ataque fue internada de urgencia en el Hospital Central, pero no sobrevivió. Según los investigadores del caso, el atacante sufría problemas de adicciones a las drogas, por lo que tras el crimen fue detenido e internado en el hospital neuropsiquiátrico Carlos Pereyra.

Los cuyanos no salen de su asombro por el aumento en el número de femicidios. Según datos oficiales, en lo que va del año ya se han producido 13 crímenes de este tipo. El trágico hecho ocurrió a las 18, cuando las mendocinas salían a las calles a reclamar contra una problemática que no se detiene, sobre todo en las últimas semanas tras los resonantes crímenes sufridos por Janet Zapata, Julieta González y Ayelén Arroyo.

Deolinda Tropán sufrió un traumatismo cráneo facial tras haber sido golpeada con un objeto punzocortante, que podría haber sido un destornillador, según detalló el director asistencial del Hospital Central, Jorge Pérez.

"Tenía no sólo lesiones fuertes en el rostro sino en el antebrazo, lo que indicaría que intentó defenderse. Había mucha pérdida de sangre, y a pesar de los esfuerzos de los médicos en terapia intensiva, falleció", indicó el especialista.

Pérez confirmó a los medios de prensa el notable aumento de los casos de violencia de género cuyas consecuencias son atendidas a diario en las guardias hospitalarias.

Una madre está muy grave

En tanto, una joven de 25 años, madre de tres hijos, fue rociada con alcohol y prendida fuego por su pareja, luego de mantener una fuerte discusión. Esta vez el trágico episodio tuvo lugar en Santiago al 300, en la ciudad de Monteros, 48 kilómetros al sur de San Miguel de Tucumán. Este caso también ocurrió cuando se estaba realizando en esa provincia la protesta nacional contra la violencia de género.

La víctima, identificada como Beatriz...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA