La violencia arrebató la esperanza

 
EXTRACTO GRATUITO

Salvaje, un energúmeno bailaba en su propio descontrol sobre un semáforo, a pasos del Obelisco. No es el único: al rato, otro más. No hay sólo exaltados que disfrazan una supuesta celebración por ser hincha de..., (un despropósito tan fiel a la Argentina de hoy), también hay mujeres y niños que imitan el desafío a las alturas y a la razón, en un juego de miles de locos transmitido al mundo entero. Así es una parte (cada día más profunda, cada día más sustancial) de lo que nos rodea a diario. La violencia, en amistosa convivencia con la impunidad, hace tiempo que anda dando vueltas, sobre todo en nuestro fútbol. Estamos rodeados. La esperanza quedó atrapada. Acorralada, justo ella, siempre inmune a cualquier tipo de atropello.Hace 15 días que se habla, que se dice, que se escucha, qué va a pasar con http://canchallena.lanacion.com.ar/1647573-el-estadio-de-velez-desaprobo-la-inspeccion-de-seguridad-y-peligra-la-definicion-del-torneo-inicial, que definirán buena parte de la gloria limitada en un semestre. Casi, casi, no hay datos futboleros: cómo planifican Ricardo Gareca y Juan Antonio Pizzi el duelo del pizarrón y sus pases cortos y largos, para atrás y hacia adelante. Quiénes juegan. Cómo se desempeñan en los últimos tiempos. Qué pierde uno, qué gana el otro. O viejos y atrapantes partidos entre dos enemigos íntimos. Casi, casi, nada de eso: la mesa está servida para la charla de cómo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA