Violencia escolar

De docentes a alumnos, y viceversa, entre niños o jóvenes, en establecimientos de gestión estatal y privados, las noticias sobre hechos violentos en escuelas se repiten y parece no haber respuesta ni contención para un fenómeno en lamentable crecimiento. Días atrás, una adolescente de 16 años apuñaló a otra en una escuela de Lanús y se jactó de que le hubieran abierto una causa por "tentativa de homicidio".En la Argentina, tres de cada diez alumnos de nivel secundario aseguran haber sufrido violencia en la escuela. Y estos números se repiten en América Latina, donde el 31,3% de los jóvenes declara ser víctima de peleas y el 25,6%, de ataques físicos. Según el informe titulado "Detrás de los números: poner fin a la violencia y el acoso escolares", elaborado por la Unesco, el 32% de los estudiantes fue intimidado por sus compañeros al menos una vez en el último mes, y una proporción similar fue afectada por violencia física.El informe reúne datos cuantitativos y cualitativos de encuestas realizadas en 144 países. Revela que la amenaza física es la más frecuente en muchas regiones, excepto en América del Norte y Europa, donde prima la intimidación psicológica. A esto se suma que el acoso sexual es la segunda modalidad de violencia más común."El acoso físico es más común entre los niños, mientras que el psicológico es más frecuente entre las niñas. Aumentan también el acoso en línea y por teléfono móvil", advierte el trabajo, al poner el foco en los efectos que el mal uso de la tecnología está teniendo sobre los jóvenes.¿Por qué es preciso contener estas expresiones de violencia? Aquellos alumnos que sufren un acoso frecuente son propensos a sentirse extraños en el colegio y son más proclives a faltar a clases. Incluso, se ha comprobado que aumenta la probabilidad de no continuar con estudios universitarios.Los cuestionamientos al principio de autoridad, tan...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba