En los vínculos con la Argentina, pocos cambios

 
EXTRACTO GRATUITO

Las distintas maneras en que la Argentina y México han encarado el proceso de globalización en los últimos años quedaron expuestas la semana pasada cuando la presidenta Cristina Kirchner, basándose en la posibilidad de que el mercado local se viera inundado por autos mexicanos, decidió suspender el Acuerdo de Complementación Económica N° 55 (ACE 55), que regula el libre comercio de vehículos con el país norteamericano.Las diferencias, sin embargo, no se limitan a este evento puntual, sino que se refieren a concepciones distintas sobre las ventajas o perjuicios que trae consigo la apertura comercial.En México, según dijo a LA NACION el secretario de Economía (equivalente a ministro) de ese país, Bruno Ferrari, el libre comercio es visto como una vía para alcanzar el desarrollo. En la actualidad, México tiene suscriptos tratados comerciales con 44 países, entre los que están algunas de las principales economías del mundo, como Estados Unidos, la Unión Europea y Japón.La Argentina, por su parte, con el argumento de defender su industria, se ha caracterizado, especialmente en los últimos meses, por adoptar medidas que limitan el libre acceso de productos del exterior, lo que ha generado reclamos y represalias de parte de algunos de sus principales socios comerciales.Para Lucio Castro, director del Programa de Integración Global y Desarrollo Productivo del Cippec, la Argentina se ha convertido en un país muy proteccionista, que tiene cada vez más riesgos de enfrentar represalias formales e informales. "México tiene una política comercial muy diferente y busca firmar acuerdos con la mayor cantidad de países posible", dijo.Los 44 acuerdos comerciales que tiene México no se suscribieron únicamente en los últimos doce años, durante los mandatos del Partido Acción Nacional (PAN), sino que, en algunos casos, incluido el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA