Vinculan a policías y ex guerrilleros con secuestros

 
EXTRACTO GRATUITO

Una banda integrada por policías, ex uniformados y ex miembros del grupo guerrillero peruano Sendero Luminoso sería la que mantuvo secuestrado durante ocho días a Daniel Rebagliati, el empresario de 53 años que fue liberado en la madrugada de ayer, sano y salvo, en Almirante Brown, tras el pago de casi $ 2.000.000 de rescate.

Según dijo a LA NACION una calificada fuente de la investigación, la pista que apunta a esa banda mixta surgió del cruce de datos de otros hechos similares ocurridos en los últimos doce meses en distintas zonas del conurbano.

Rebagliati había sido secuestrado el 27 de abril en Santos Lugares, partido de Tres de Febrero, cuando se dirigía a la sede de Cintra, la empresa de dragado y contención de derrames tóxicos, situada en Martín Coronado, que el empresario conduce con su padre y sus hermanos.

"Me dijo que volvió a nacer, que iba a festejar otro cumpleaños. Lo único que quería era reencontrarse con su familia. Llegó descalzo, apenas vestido con una remera blanca y un jean y con un poco de barba", relató Teresa, la despachadora del turno noche de la remisería del barrio San José, en Almirante Brown, a la que Rebagliati llegó tras su liberación. Esto ocurrió horas después de que su familia arrojara el dinero para el rescate desde un tren en movimiento, entre las estaciones Santos Lugares y Caseros, de la línea San Martín.

"Dijo que habí­a estado secuestrado varios dí­as, que no se acordaba bien. Que lo mantuvieron con una capucha, en un lugar oscuro", agregó la empleada de la remisería Chubut, de la localidad de Adrogué.

Rebagliati fue liberado ayer, a las 3.10. Tres horas antes, un familiar suyo, siguiendo instrucciones de los secuestradores, arrojó un bolso con el dinero del rescate cuando la formación 3477 del Ferrocarril San Martín a la que había tenido que subir el pagador cruzaba el paso bajo nivel situado al costado de la cancha de Estudiantes de Buenos Aires, en Caseros.

Según fuentes de la investigación, anteanoche, minutos después de las 21, la familia del empresario recibió un llamado de uno de los secuestradores, de voz fina y delicada, que estaba a cargo de la negociación, para que uno de ellos saliera de la residencia de Rebagliati en Villa Devoto con el dinero que habían juntado.

En varios llamados, el secuestrador que llevaba adelante la negociación hizo cambiar de dirección al pagador. Primero, lo hizo pasar por el Obelisco, luego por Recoleta. La última posta era la terminal del Ferrocarril San...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA