Vincent Crasnier: 'No hay que esperar tanto de los gobiernos'

 
EXTRACTO GRATUITO

PARÍS.- La preocupación por el calentamiento global dejó de ser exclusiva de científicos y gobiernos. La última cumbre, en diciembre, en París, mostró como nunca cómo las empresas incorporaron en sus agendas las acciones de lucha contra el cambio climático. En ese sentido, el gigante alimentario francés, Danone, anunció una meta global ambiciosa: lograr cero emisiones netas de carbono en el largo plazo, comenzando con la reducción del 50% en intensidad entre 2015 y 2030 en lo que se refiere a su responsabilidad directa, al tiempo que se compromete a trabajar con todo el "ecosistema" de negocios para bajar las millones de toneladas de dióxido de carbono que genera su industria.

Vincent Crasnier, director de Medio Ambiente global de la firma, recibió a LA NACION en la oficina que ocupa en las inmediaciones de L'Opera y contó de qué forma pretenden conseguirlo.

-¿Cómo se logra que una compañía de la dimensión de Danone obtenga esos resultados?

-Alcanzar la meta de carbono neutro no fue una idea de un día en que nos despertamos y lo decidimos. El clima es un tema que la compañía identificó hace mucho tiempo. Hace ocho años, el CEO anterior, Franck Riboud, anunció que la compañía iba a reducir su huella de carbono en un 30% en cinco años. Y eso se diseñó especialmente para cada etapa que nosotros controlamos: manufactura, logística y empaque. Hoy, las emisiones de Danone son aproximadamente de 18,8 millones de toneladas. No pudimos tomar en ese momento toda la responsabilidad porque no sabíamos siquiera cómo medirlo.

-¿Qué pasó con ese compromiso?

-Desde 2007 redujimos nuestro impacto en intensidad de carbono en un 42%, reciclando, trabajando en logística, reduciendo el consumo energético y los pesos, invirtiendo en eficiencia energética y en energías renovables en algunas regiones. Trabajando en ese objetivo durante ese tiempo era hora de empezar a pensar qué es lo que sigue. Las emisiones de las que somos directamente responsables no lo son todo, representan sólo un tercio. Dos tercios son producidas por la agricultura y la leche. Es la nueva frontera para nosotros.

-Si no depende sólo de ustedes, ¿de qué forma se consigue?

-Tomamos dos decisiones. La primera es que no trabajaremos sólo con las emisiones directas que generamos, necesitamos comprometer a todos los componentes. La agricultura es el área más compleja porque hay muchos actores, entre ellos los granjeros, y hay que repartir responsabilidades. Tenemos que cocrear con los granjeros...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA