Sentencia de Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe, 20 de Febrero de 2008

Fecha de Resolución20 de Febrero de 2008
EmisorCorte Suprema de Justicia

Reg.: A y S t 224 p 135-142.

En la ciudad de Santa Fe, a los veinte días del mes de febrero del año dos mil ocho, se reunieron en acuerdo los señores Ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia, doctores M.A.G., R.F.G. y E.G.S., con la presidencia del titular doctor R.H.F., a fin de dictar sentencia en los autos 'VILLAN, F. contra PEPICCE, E.O. y/u otro -Daños y Perjuicios- sobre RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD' (Expte. C.S.J. nro. 240, año 1999). Se resolvió someter a decisión las cuestiones siguientes: PRIMERA: ¿Es admisible el recurso interpuesto?. SEGUNDA:

En su caso, ¿es procedente?. TERCERA: En consecuencia, ¿qué resolución corresponde dictar?.

Asimismo, se emitieron los votos en el orden que realizaron el estudio de la causa, o sea, doctores S., G., G. y Falistocco.

A la primera cuestión -¿es admisible el recurso interpuesto?-, el Ministro doctor S. dijo:

Mediante resolución registrada en A. y S. T. 155, pág. 91, esta Corte admitió la queja por denegación del recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el actor contra la resolución de fecha 17 de setiembre de 1996, dictada por la Sala Tercera -integrada- de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de la ciudad de Rosario, por entender que la postulación de la recurrente contaba -prima facie- con suficiente asidero en las constancias de la causa y resultaba idónea para operar la apertura de esta instancia excepcional.

El nuevo examen de admisibilidad que impone el artículo 11 de la ley 7055, efectuado con los principales a la vista, me conduce a rectificar parcialmente esa conclusión.

  1. En efecto, conforme surge de las constancias de la causa, por ante el Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual de la Primera Nominación, de la ciudad de Rosario, F.V. y M.A.G. de Villán, por intermedio de sus apoderados y en representación y ejercicio de la patria potestad de su hijo menor de edad H.A.V., interpusieron demanda de daños y perjuicios contra E.O.P. y/o el propietario del colectivo 'Turismo César', y/o quien resulte responsable del accidente sufrido por el menor en fecha 19 de mayo de 1989 y solicitando se cite en garantía a la 'Compañía General Paz', todo en el marco del artículo 1.113 del Código Civil.

    El Tribunal por sentencia de fecha 25/10/1993 resolvió hacer lugar parcialmente a la demanda y, en consecuencia, condenó a E.O.P. y Á.A.A. a depositar -en forma solidaria- a nombre del menor H.A.V. la suma de $6.450, con más el 8% de interés anual desde el día del hecho y hasta el vencimiento del plazo otorgado en la sentencia para efectuar el depósito. Impuso las costas en proporción al éxito obtenido -30 % a cargo de los demandados y en un 70 % a cargo de la actora-. Hizo extensivos los efectos de la sentencia a 'General Paz Cooperativa Limitada de Seguros Generales'.

    Para arribar a dicha conclusión los sentenciantes consideraron que la prueba colectada no alcanzaba para poder afirmar, con total certeza, la ruptura del nexo causal para eximir totalmente de responsabilidad a los demandados, en tanto no estaba establecido, con seguridad, que el hecho era imprevisible o, al menos, imposible de evitar. Mas, a su vez remarcaron que de las probanzas arrimadas sí surgía una considerable contribución causal de la conducta de la víctima en la producción del siniestro.

    Enumeraron así diversas circunstancias que aparecían, según entendieron, como indiscutibles, tales como que la luz del semáforo estaba en verde para los vehículos que transitaban por el Bulevar 27 de Febrero por lo que los peatones (como la víctima en autos) no estaban habilitados para cruzar la calzada; que el menor se encontraba avanzando en su marcha en el momento del accidente puesto que de lo contrario su pie o pierna no habría llegado a introducirse en la línea de circulación de la rueda; que al tratarse de la rueda posterior derecha la que tocó en la pierna, esto indica que el vehículo ya estaba pasando por el lugar por donde avanzaba el niño; que el menor tenía tan solo 9 años de edad al momento del hecho y que se encontraba sin el cuidado de persona mayor alguna en el Parque Independencia a cuatro cuadras de su domicilio; que sus padres según declararon no conocían siquiera el nombre de los chicos con quienes se encontraba su hijo en dicho lugar; que su papá reconoció que cuando iba a trabajar dejaba al niño ir a jugar a la pelota con amiguitos de la cuadra.

    En razón de todas estas circunstancias el Tribunal apreció que '...hubo de parte de los progenitores de la víctima una indudable falta de cuidado de su pequeño hijo (tradicionalmente denominada por la doctrina `culpa in vigilando') que por el resultado acaecido, contribuyó a la producción del accidente motivo de este juicio...'.

    En función de ello concluyeron los sentenciantes que el margen de responsabilidad de los demandados resultaba menor que el grado de culpabilidad acreditado de la víctima (culpa impropia), y establecieron en un 30% el grado de responsabilidad de los accionados y el 70 % restante a cargo de los accionantes, estimando en la suma de $ 15.000 la indemnización por daño material; en $ 6.000 la correspondiente al daño moral y en $ 500 la pertinente a gastos de traslado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR