Villa 31: El trabajo silencioso de los que apuestan a un cambio

 
EXTRACTO GRATUITO

En sus bordes, donde la urbe comienza a menguar para dar lugar a las vías del tren, a edificios gubernamentales de segunda línea y al puerto, a Buenos Aires le nació otra ciudad. La villa 31 tiene 80 años y más de 40.000 habitantes, a los que Horacio Rodríguez Larreta les hizo una promesa: en 2019 ya no vivirán en una villa, sino en un barrio. Mientras tanto, un grupo de personas trabaja para mejorar las condiciones del lugar.

Elva Yolanda Carrizo es vecina del barrio, perdió a su hijo por el paco y es una de las encargadas de la limpieza. Como secretario de Integración Social y Urbana porteño y líder del proyecto de urbanización, Diego Fernández tiene una historia de vida muy diferente, pero coincidió con Elva en el asentamiento. Malena Pozzi es coordinadora del Centro Educativo Comunitario de Retiro y se ocupa de dar apoyo escolar. Y el comisario de la Policía Federal Osvaldo Mato patrulla la villa como jefe del Cuerpo de Prevención Barrial.

El proyecto de urbanizar "el barrio 31" -así lo llaman los funcionarios de Pro en un intento de imponer con las palabras lo que aún es un plan en ejecución- es, según las propias declaraciones de Rodríguez Larreta, el más importante de su agenda de gobierno. En él confía para sostener la eventual campaña por un segundo mandato. Rodríguez Larreta recorre habitualmente la villa y hasta ha citado periodistas en un bar situado en el barrio.

Para los vecinos de la villa, los beneficios de la urbanización son evidentes: pavimentación de calles, tendido de redes de agua potable, cloacas y pluviales; la instalación de escuelas y, por último, títulos de propiedad a pagar con créditos blandos. Para el resto de los porteños, la Ciudad prepara un gesto de alto impacto visual y político: el corrimiento de la autopista Illia.

Hoy, pasa por el medio de la villa y hay viviendas que balconean sobre su traza, lo que hace imposible la urbanización. Para solucionarlo, el plan es mover la Illia hacia el Oeste y reconstruir un tramo sobre las vías del ferrocarril. El actual quedará como un paseo urbano, el símbolo de la integración de la villa a la ciudad y, se entusiasma Rodríguez Larreta, un imán para los turistas que caminarán por esa autopista transformada en peatonal. Algo así como la versión porteña del High Line neoyorquino, el parque lineal en altura que se hizo donde solía correr una línea de tren.

"El problema no es la villa, el problema es la autopista que la parte al medio", repite Rodríguez Larreta.

El cuartel central donde se coordinan los esfuerzos del gobierno porteño es un contenedor blanco repleto de jóvenes entusiastas que está estacionado en una de las entradas a la villa. El Portal, así lo llaman, funciona como un búnker desde el que salen los 120 trabajadores sociales encargados de relevar las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA