Lo que viene

 
EXTRACTO GRATUITO

cineCineastas de SueciaHablar de actrices suecas es, para muchos cinéfilos, evocar inmediatamente no menos de una docena de rostros que cautivaron tanto por su belleza como por su poder expresivo. Y no hablamos solamente de la herencia de Garbo o de Bergman, dos gigantes de otras épocas importadas por Hollywood, sino también de tantas otras de las que Ingmar Bergman nos enseñó mejor que nadie a disfrutar: Harriet Andersson, Ingrid Thulin, Eva Dahlbeck, Bibi Andersson e incluso otras más recientes como Lena Olin o Noomi Rapace. Aquel cine llega poco y nada a nuestras playas y hay que estar muy atento a las raras oportunidades que se nos presentan muy de vez en cuando para asomarse a lo que hoy se produce en aquel país. Por ejemplo, esta semana, cuando la embajada de Suecia presente un puñado de films recientes –dos ficciones y un documental realizados por mujeres– en un breve ciclo del Cultural San Martín. Cada proyección incluirá una charla. Con el documental El amor en tiempo de guerra, de Gabriella Bier, estarán la actriz alemana Jassmin Avissar y la argentina Graciela Veronelli; con Comer, dormir, morir, de Gabriela Pichler, la productora Lotta Forsblad y la directora local Ana Cacopardo, y con Monas, de Licha Aschman, la actriz Mathilda Paradiser y la directora Wanda López Trelles. Que los disfruten.Fernando LópeztelevisiónVer para sufrirEn la enorme variedad de registros de las series norteamericanas, no es difícil encontrar algunas de ellas que podrían agruparse bajo el paraguas de "una de sufrir". Grey’s Anatomy es, sin dudas, la ficción que ha elevado la reiterada manipulación de las ilusiones de sus fanáticos a su maquiavélica perfección. Y la apreciamos por ello.A lo largo de estos diez años, no sólo la pareja conformada por Meredith Grey (Ellen Pompeo) y Derek Shepard (Patrick Dempsey) ha sobrevivido a tiroteos, accidentes aéreos, enfermedades terminales de seres queridos, atentados con bombas, repetidas infidelidades y diversos malestares existenciales. Pareciera que todo aquel que pisa el hospital Seattle Grace se ve alcanzado por la maldición de Shonda Rhimes y debe vivir su vida en el perpetuo estado de alerta roja que es marca registrada de la creadora de éste y otros adictivos éxitos de la telenovela a la norteamericana (como la superior Scandal).En este final de temporada, además, la pobre Mer (que cuenta con el logro adicional de ser la heroína a la vez antipática y anodina) pierde al verdadero puntal de su existencia, la cáustica...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA