Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 15 de Julio de 2022, expediente CNT 052470/2012/CA001

Fecha de Resolución15 de Julio de 2022
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA I

SENTENCIA DEFINITIVA CAUSA NRO. 52470/2012/CA1

AUTOS: “V.J.A.C. TABERNA DE ROBERTO SRL Y OTROS

S/DESPIDO”

JUZGADO NRO. 1 SALA I

En la ciudad Autónoma de Buenos Aires, en la fecha de registro, la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, procede a dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La D.G.A.V. dijo:

  1. La sentencia de grado ha sido apelada por EXPERTA ART SA a fs.798/805,

    ASOCIART ART SA a fs.806/817, La Taberna de Roberto SRL a fs.818/826, L.N.F. a fs.833/838 y A.E.M. a fs.827/832 (foliatura digital).

    Apelan sus honorarios, por considerarlos bajos, la representación letrada del actor (fs.796/797), la perita psicóloga (fs.794/795) y el perito médico (fs.793).

  2. La Taberna de R.S. apela que se hubiera admitido la fecha de ingreso denunciada en el inicio (el 15 de marzo de 1998) y por la valoración de la testifical de Bianchetti, M. y D.. Argumenta sobre la contratación inicial del accionante por parte de N.N.G., que era quien explotaba el local donde funciona el restaurante con nombre de fantasía “Alondra”, y que la apelante no ha sido continuadora de ese establecimiento por lo que se dio comienzo a una nueva relación laboral. En virtud de ello cuestiona la condena al pago de las sanciones de los arts.9º y 15 de la ley 24.013, y respecto de esta última destaca también que el actor fue despedido con causa la que afirma habría sido justificada, y apela la admisión de las horas extraordinarias. Respecto de la indemnización por la incapacidad laboral que padece, fundada en la normativa civil, se queja porque se declaró la inconstitucionalidad del art.39 de la ley 24.557, y porque se aplicó el art.1109 del Código Civil vigente al momento de los hechos, a cuyo efecto resalta Fecha de firma: 15/07/2022

    Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

    que no medió dolo de la empleadora conforme lo prescribía el entonces vigente art.1072.

    Por último, apela la admisión de la sanción por falta de entrega del certificado de trabajo el que expresa se hallaba a disposición del trabajador.

    ASOCIART ART SA se queja porque fue condenada al pago de la indemnización por daños en la salud del dependiente en base al derecho civil, cuando no fue demandada sino citada en calidad de tercero. Pone de relieve la extensión temporal de la afiliación de la empleadora -7 meses- frente al período de vigencia de la contratación con la otra aseguradora que interviene en autos, también como tercera citada. A todo evento,

    cuestiona la existencia de nexo de causalidad entre las tareas y el supuesto daño, la ausencia de incumplimiento alguno de su parte al deber de seguridad, y el importe de la reparación determinada por considerarlo excesivo. Respecto de este último puntualiza que,

    por un lado, se fijaron intereses desde el despido y, por otro lado, se expresó que el importe se hallaba actualizado al día del pronunciamiento, por lo que señala esa discordancia y se queja por la tasa de interés. Cuestiona, asimismo, que se hubiera ordenado reparar el supuesto daño por una enfermedad no incluida en baremo que establece el dec.659/96, que se relacionara el padecimiento de várices con la actividad que desarrolló el demandante en el establecimiento donde trabajaba, ni que pudiera atribuírsele una incapacidad psicológica por lo que, en síntesis, se queja por la valoración de la pericia médica. Apela todos los honorarios regulados por considerarlos altos.

    EXPERTA ART SA apela el rechazo de la excepción de falta de legitimación pasiva sustentado en que, al momento de los hechos –fijado en el 5 de abril de 2011-, ya no era aseguradora de la empleadora. Se queja por la condena en los términos del art.1074 del Código Civil velezano, a cuyo efecto resalta que la obligación de seguridad se encuentra en cabeza de la empleadora, que no media relación de causalidad adecuada entre el daño que padece el dependiente y alguna omisión de su parte, y que no se le habría permitido producir prueba pericial técnica. Apela el porcentaje de incapacidad admitido, el ingreso mensual considerado a fin de fijar la indemnización, la cuantificación de la reparación –

    tanto material como moral- por considerarla exorbitante, y la tasa de interés y su punto de partida. Finalmente, apela por elevados los honorarios regulados a la representación letrada de la parte actora y de los peritos médico, psicólogo y contador.

    Fecha de firma: 15/07/2022

    Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA I

    A.E.M. y L.N.F. se quejan, en sus respectivos memoriales, porque se les extendió la condena en los términos de la ley de sociedades, a cuyo efecto argumentan sobre la inexistencia de pagos marginales y sobre los alcances de la contratación inicial del demandante, puesto que la sociedad de la cual son gerentes se constituyó en el año 2001.

  3. No obstante el orden en el que fueron reseñados los agravios comenzaré por examinar aquellos atinentes al contrato de trabajo que unió a las partes y a su extinción.

    Memoro que, según relató V. en el escrito de inicio, comenzó a trabajar en el establecimiento gastronómico sito en Avenida Caseros 3399 denominado “Alondra”,

    contratado por la Sra. N.N.G. el 15 de marzo de 1998; que a mediados del año siguiente R.F. -padre y esposo de los aquí demandados- se presentó

    como el dueño, hizo reformas edilicias y cambió el nombre a “La Taberna de R..

    Expresó que la sociedad demandada que en su razón social lleva esa denominación fue constituida el 5 de junio de 2001 y que lo registró como dependiente el 1º de diciembre de ese año. Luego del fallecimiento de R.F. continuaron con la explotación los codemandados L.N.F. y A.E.M.. Expresó que desde el comienzo del contrato se desempeñó como mozo, luego encargado de cafetería y a partir del año 2001, como encargado general del restaurante y que cumplía la jornada que describe a fs.16vta./19.

    La Taberna de R.S. reconoció a fs.116vta. que V. trabajó desde el 1º

    de diciembre de 2001 hasta el despido directo con invocación de causa dispuesto el 5 de abril de 2011, y que se desempeñaba como mozo de salón. La jornada ha sido descripta a fs.116vta./117, y a fs.118 desconoció toda vinculación de sucesión o transferencia con ninguna persona física ni jurídica.

    1. La empleadora apelante discurre en argumentaciones respecto de la fecha de ingreso reconocida en origen -15/3/1998- y la inexistencia de continuación de la explotación que, por aquel entonces, habría estado a cargo de la Sra. G., no demandada en autos.

      Son ilustrativas las declaraciones de Bianchetti (fs.411/412), Moure (fs.422/423) y D. (fs.659). La primera es vecina del establecimiento -dijo que vivía enfrente de la Taberna de R.- y que conoce de allí al actor, a quien ubica desde el año 2000 en ese Fecha de firma: 15/07/2022

      Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIO DE CAMARA

      Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

      Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

      Firmado por: E.C., JUEZ DE CAMARA

      lugar puesto que coincide con una celebración familiar, que además pasa habitualmente en distintos horarios por lo que veía diariamente a V., que lo ha visto a la mañana ya que daban desayunos puesto que el local está al lado de una mutual y entonces concurrían médicos y pacientes, que la declarante pedía delivery o iba a buscar comida para encuentros familiares, que veía al actor tomando pedidos, ordenando las comandas,

      cobrando y dando el vuelto a los mozos, que atendía la cocina y a los proveedores. M. conoce al actor del restaurante y a las personas físicas codemandadas, ya que el testigo trabaja en una parada de diarios y revistas que funciona en la misma vereda -numeración contigua- en la que estaba ubicado el restaurante, donde trabaja desde el año 1992 y dijo que el actor estuvo hasta 2011 aunque “no recuerda” desde cuándo estaba, que lo veía porque ingresaba al baño del local y porque el ventanal del local daba al quiosco, que el local abría a las 10 de la mañana y veía todos los días a V., no lo veía salir porque cerraba el quiosco a las 14 hs. Finalmente, D., encargado de un edificio vecino del establecimiento donde laboraba el actor, dijo conocerlo de ir a comer a la Taberna, dos o tres veces por semana al mediodía o a la noche, que el actor era quien cobraba, que conoció a V. en 1999 cuando iba con su novia (la del declarante) a comer allí, pensó

      que era el dueño porque “... manejaba la caja y hacía los pedidos…”.

      La pericia contable dio cuenta de que La Taberna de Roberto SRL no puso a disposición del experto el libro del art.52 de la LCT (ver fs.756 y sgtes.), lo que tornó

      aplicable la presunción del art.55 de ese ordenamiento normativo, tal como se concluyó en origen sin que se hubieran presentado elementos hábiles para desvirtuar su operatividad.

      Adviértase que la circunstancia de que la sociedad que registró la contratación hubiera sido constituida en el año 2001 no obsta a que el contrato de trabajo pudiera haberse iniciado en marzo de 1998, como fue invocado. Si la contratación inicial hubiera sido, como dijo el accionante, con una persona humana no demandada, y mediado una continuación de ese contrato -no podemos obviar que según refirieron los declarantes en forma coincidente siempre funcionó un restaurante en ese local-, prevalece ese contrato de trabajo que se desarrolló sin solución de continuidad. No se observan elementos que permitan escindir dos relaciones laborales independientes. Y en este contexto, la sociedad debió haber reconocido la fecha de ingreso derivada de la continuidad, reitero...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR