El vicepresidente ya piensa en su futuro gabinete para manejar la transición política

 
EXTRACTO GRATUITO

BRASILIA.- Mientras la presidenta pasó ayer el día haciendo control de daños que sufrió en la que decidió abrir un proceso de impeachment en su contra, el vicepresidente comenzó a planificar su eventual gabinete, confiado en que la suerte de la mandataria se decidirá pronto y él quedará en el poder.

Distante apenas 1,5 km de la residencia presidencial del Palacio de la Alborada, la mansión del vicepresidente, el Palacio de Jaburu, se transformó en los últimos días en el lugar más visitado por los políticos de Brasilia. Y como todo el tiempo se veían allí filas de autos en romería para saludar y negociar con "el futuro presidente", Temer prefirió no seguir aumentando la tensión y retirarse a su oficina en San Pablo para diseñar la que pretende que sea su administración.

Según le han dejado saber senadores de varios partidos, la solicitud de apertura de un impeachment aprobada en la Cámara de Diputados el domingo ya cuenta con los votos suficientes (la mayoría simple de los 81 miembros) en la Cámara alta para que sea aceptado y sea su pasaporte de entrada al Palacio del Planalto, con la presidenta suspendida en sus funciones mientras dure el juicio, por un plazo máximo de 180 días. De acuerdo con sus interlocutores, la moción tendría al menos 46 apoyos y la tendencia iría en alza. Si después el Senado la hallara culpable por dos tercios de los votos, el vicepresidente se volvería presidente de forma efectiva hasta el 31 de diciembre de 2018.

De toda maneras, Temer no quiere tentar su suerte y ya buscó a su correligionario del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) Renan Calheiros, presidente del Senado, para resaltarle que, tras la humillante derrota que Rousseff sufrió en Diputados, lo mejor es que el proceso avance lo más rápido posible para que haya un poder a cargo efectivo que logre reactivar la economía del país. Los pronósticos de los analistas del mercado ya prevén que este año la contracción del PBI será igual o superior a la del año pasado, 3,8%, lo que constituye en 85 años.

Temer ha señalado que su prioridad al tomar las riendas del Planalto será inyectar confianza en la economía del gigante sudamericano. Para ello, los nombres que se barajan para hacerse cargo del Ministerio de Economía son el de Henrique Meirelles, presidente del Banco Central (BC) durante el gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva, y el de Arminio Fraga, ex presidente del BC en la administración de Fernando Henrique Cardoso. En tanto, para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA