Vicente Palermo: 'Está bien que enjuicien a los ex funcionarios, pero no que los encarcelen sin condena'

 
EXTRACTO GRATUITO

Es uno de los politólogos más destacados de la Argentina. Fundó el Club Político Argentino, que es un valioso foro de intelectuales republicanos de distintas ideologías. Vicente Palermo narra aquí los peligros y defectos de Cambiemos; también el liderazgo tóxico de Cristina Kirchner. Critica ciertas actitudes de los jueces, como disponer el encarcelamiento de ex funcionarios kirchneristas sin condena, como es el caso del ex vicepresidente Amado Boudou, y describe el viraje del peronismo tradicional hacia el centro ideológico.

-¿Qué cambió el 22 de octubre?

-Para el Gobierno fue una victoria importante. Aunque las elecciones de término medio los gobiernos suelen ganarlas; Alfonsín y Menem lo hicieron. Por otro lado, se creó una especie de brecha entre la voluntad popular expresada en las urnas y la configuración institucional disponible para hacer políticas públicas.

-¿Por qué?

-¿Qué habría pasado si estas elecciones hubieran sido presidenciales y con una renovación mayor de bancas? Es indudable que la traducción de votos en lugares institucionales habría sido otra. El Gobierno tiene que procesar una tensión en ese sentido, porque tiene todo el ímpetu de la victoria electoral y todo el "des-ímpetu" lógico que deviene del hecho de que esa victoria en las urnas no tiene traducción en posiciones institucionales.

-Sin embargo, la percepción de que el Gobierno ganó poder es enorme.

-Claro, a pesar de que...

-No tiene, como vos decís, las mayorías en el Congreso y eso siempre lo obliga a negociar. Pero la sensación de poder?

-A mí me parece correcta, porque si no tuviese esa sensación no podría explotar la victoria, y creo que debe explotarla. Lo importante es que no termine esclavizado por esa sensación, que no se deje llevar hasta un nivel de síndrome de Hubris, para decirlo de alguna manera. Parte de la gestión de Cambiemos va a ser la negociación y lo está haciendo.

-¿Cuáles son los grandes peligros que tiene el Gobierno en este momento?

-Uno puede ser optimista y pesimista. Pesimista porque en la Argentina ya estamos muy curados de espanto: nos hicimos muchas ilusiones de que el país iría para adelante y eso nos pasó tantas veces que uno tiene motivos para, por lo menos, tomarse las cosas con suma prudencia. Y optimista porque yo creo que hay síntomas relevantes en la sociedad y en la política a favor de tres asuntos cruciales. Uno de ellos es que la Argentina realmente viva un proceso de modernización capitalista. El otro tema tiene que ver con que puede estar creándose una reconfiguración del sistema de partidos. Puede estar apareciendo así la consolidación de una fuerza política, no sé si...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA