Las vibraciones de la izquierda sacuden al oficialismo

 
EXTRACTO GRATUITO

Como para ella las políticas que se rigen por objetivos de inflación son un dictado del Consenso de Washington, Cristina Kirchner resolvió frenar la carrera de los precios con una ultraconservadora reducción del salario real. El Gobierno fijó para las paritarias una limitación extraoficial del 18%, y otra oficial para la remuneración de los empleados públicos. El Frente para la Victoria está anticipando esa racionalización en las provincias. La conflictividad sindical aumenta y la relación con la CGT se congeló. En definitiva, el kirchnerismo inició un proceso de ajuste cada vez más disociado de su retórica. Es natural, entonces, que en el campo de la izquierda se registren vibraciones.La nueva escena inspiró dos documentos. La peña oficialista Carta Abierta, que lidera Horacio González, dio a luz su undécima entrega, llamada Carta de la Igualdad. Y el último miércoles se constituyó otra agrupación intelectual, Plataforma 2012, que impugna al Gobierno por la profundización de la desigualdad.El texto de Carta Abierta (www.cartaabierta.org.ar) es un relato histórico y un programa de gestión. Su dimensión narrativa llama más la atención por lo que oculta que por lo que expresa. El kirchnerismo aparece como un "proyecto de transformación nacional", heredero del último conocido, que se inauguró en la insurgencia y fue desarticulado por el golpe de 1976. El ciclo que se abrió con aquella dictadura se cerraría con el colapso de 2001, cuando la movilización popular dio vuelta la hoja de un cuarto de siglo durante el cual la política se habría resignado a ser la comentarista del mercado. El año 1983 no aparece en esta saga.La narración se vuelve reveladora por su dificultad para determinar la filiación del kirchnerismo. Postula una "transición duhaldista" dominada por un "desarrollismo de derecha, industrial-primario exportador, sin inclusión social", al cabo de la cual apareció el liderazgo de Néstor Kirchner, por obra de un "inusitado giro de la historia".La resistencia a conectar duhaldismo y kirchnerismo es interesante no sólo por lo que tiene de ficcionalización del pasado, sino porque oculta límites que para la actual administración son muy difíciles de romper. Olvidar el vínculo genético entre esas dos familias es olvidar que los Kirchner llegaron al poder gracias a una compleja operación burocrática, que tuvo como instancia decisiva la prohibición de las internas del PJ mediante una brutal presión de Duhalde sobre la justicia electoral. Es olvidar que el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA