El viajero

 
EXTRACTO GRATUITO

Siempre creímos que la figura del viajero, del que no tiene patria, del que está de paso, del que hace de la soledad su gloria dolorosa, era una de las mayores invenciones que nos dejaron los románticos. Aun más que invención, una mitología de seres sin nombre cuya única identidad -cuyo único rasgo persistente- es su condición fugaz. Cierto. Pero una vez inventada -o se diría mejor: reconocida- esa figura es también la nuestra: la del peregrino, que camina y está en camino. Este hombre en el suburbio desolado de Fráncfort (y los suburbios de las grandes ciudades alemanas son el equivalente posindustrial del bosque romántico) no sabe...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA