Un viaje, muchos precios y subsidios

 
EXTRACTO GRATUITO

Setecientos kilómetros en una, nueve o 15 horas conectan a la ciudad de Buenos Aires con la capital cordobesa. Que el viaje dure menos que un partido de fútbol o demore lo mismo que 10 encuentros seguidos depende del medio de transporte, de la billetera del pasajero? y del aporte oficial. De menor a mayor presupuesto, el viajero puede acercarse a las sierras en tren, ómnibus o avión. La diferencia entre los desembolsos necesarios supera el 1200% entre los extremos, y esconde una trama de subsidios enmarañada en algunos casos e inexistente, en otros.Los pasajeros que opten por el menor gasto deberán viajar en tren, y contratar el único servicio, de la empresa Ferrocentral. La tarifa más económica para los mayores de tres años es de $ 30 y se abarata a $ 56 si se compra ida y vuelta, según publica en la página web de la firma constituida por Nuevo Central Argentino, concesionario de los servicios de carga del ex Mitre, y Ferrovías, a cargo del servicio de pasajeros del ex Ferrocarril Belgrano Norte.El bajo precio que se paga en ventanilla tiene una esencia oculta: el 90% está cubierto por el Estado nacional. En general, el sistema ferroviario acapara un total de $ 4000 millones de pesos de subsidios al año.Claro que la opción más amigable a los bolsillos flacos es también la de oferta más escueta, y quien la elija deberá anticipar su compra para asegurarse uno de los 103 asientos económicos en alguno de los dos trenes semanales (tres en temporada alta) que parten desde la estación de Retiro a Córdoba, con unos 250 pasajeros. Por caso, actualmente, quien busque viajar por pocos billetes debe esperar hasta la segunda semana de marzo.Las tarifas de los distintos medios de transporte no son lejanas. Disponer de un camarote en el tren asciende a $ 300, mientras que los pasajes de ómnibus semicama van de $ 250 y hasta los $ 330 en los servicios suite y ejecutivo. El costo de esa comodidad se acerca al de los aéreos. Hasta el viernes, día en que la Secretaría de Transporte autorizó nuevas alzas en esas tarifas, volar era incluso más barato que acceder a un ómnibus suite. Por ejemplo, viajar a Córdoba en marzo, en la clase más básica de Aerolíneas Argentinas o LAN, -las dos empresas que vuelan a Córdoba-, costaba cerca de $ 615 en un paquete de ida y vuelta con impuestos. El permiso elevó 18% el pasaje más barato, desde $ 310 (un piso que las aerolíneas perforaban) a $ 366; y el máximo subió 30%, de $ 589 a $ 768. Además, se creó una tercera tarifa de $ 823...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA