Viaje al corazón del pueblo argentino

 
EXTRACTO GRATUITO

Scioli tiene cara de bueno, Massa es joven, Macri sabe y Cristina es una mujer inteligente. Ésta es la caracterización política que hace un comerciante de clase media de La Matanza en un focus group al que asisto en silencio. El hombre parece derrotado. Asegura tener guardado en su casa un revólver Smith y Wesson calibre 32 por si vienen a asaltarlo, y a la vez le parece que es muy difícil bajar los niveles de inseguridad. No puede irse de vacaciones porque el año fue muy malo, pero no hace de la inflación un drama. Piensa que sería bueno cambiar, pero quiere que se haga con prudencia porque la cosa está delicada y tiene miedo, y trata de no seguir las informaciones del atril ni de los noticieros porque le resultan aburridas. Una mujer, a su lado, habla de los ojos de Macri y menciona el hecho de que está enamorado. Alguien me cuenta después un caso de las neurociencias. Una vez un puñado de científicos hizo una prueba en Australia: llevaron cien fotos de ciudadanos norteamericanos y les pidieron a un grupo de personas que eligiera las veinte mejores. La selección que hicieron correspondía exactamente con los candidatos que acababan de ser elegidos en los últimos comicios legislativos de los Estados Unidos. Muchas veces la cara determina el voto.

Millones de argentinos permanecen inmunes a la lucha dialéctica, y deciden su opción electoral por semblanteo y pocos días antes de entrar al cuarto oscuro. No esperan demasiado, están escépticos e indiferentes, y también algo fastidiosos, lejos de aquellas clases medias de otros tiempos que eran más esperanzadas, activas y alertas, o de aquellos proletariados sindicalizados y con gran conciencia social. Es falso que, como usualmente se canta en los patios de la Casa Rosada, Néstor Kirchner esté en el corazón del pueblo. Y nadie les reza a Perón ni a Evita ni a "el Che" Guevara, ni mucho menos a Cristina en los conurbanos. Algunos idolatran, según los segmentos, al papa Francisco y al Gauchito Gil, que comparten el verdadero corazón del pueblo con ciertas estrellas de la televisión y determinados héroes deportivos.

En términos nacionales, hay un 18 por ciento de kirchneristas fieles y un 30% de antikirchnerismo tenaz. En el medio, flota un 50% de argentinos que se considera a sí mismo como independiente. Ese océano está compuesto por muchos comerciantes como el que declara su resignación en La Matanza y también por otros compatriotas que valoran algunos "logros", aunque critican duramente la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA