El verano les da poco margen a River y Boca para hacer pruebas

 
EXTRACTO GRATUITO

MAR DEL PLATA.– La gran atracción, la que atrapa por el marco y por la magnitud de los protagonistas, es la que invita a un superclásico estival con localidades agotadas desde hace dos días. La gran ventaja, la que aprovechan los entrenadores, tiene que ver con las pruebas, de nombres y de sistemas, para encarar lo mejor posible el semestre que viene, tan importante para ambos. La desventaja es que a Carlos Bianchi y a Ramón Díaz no les sobra mucho como para dilapidar el respaldo con el que arrancan este 2014. Porque desde esta noche, a las 22.10, River y Boca son conscientes de la necesidad de reinventarse. De terminar la Copa de Oro, el triangular del que también participa Estudiantes, con la intención desempolvar otro espíritu, otra voracidad, otro escenario...Tanto Carlos Bianchi como Ramón Díaz saben que están en observación más allá de los pergaminos conseguidos en los dos equipos grandes de la Argentina. "Tengo que demostrar que puedo seguir dirigiendo a Boca. Y los jugadores demostrar que merecen estar en Boca. Yo sé muy bien que hay que estar presente, que el año que tuvimos fue mediocre y que tenemos que pensar en que todo el año Boca tiene que ser protagonista, no sólo seis meses", dijo el Virrey en su primera conferencia de prensa del año. Nada es casual. Aunque el torneo Final acabe en mayo por la proximidad del Mundial, en seis meses llegará el tiempo que dispone la dirigencia para evaluar si revisa su contrato, que –si todo continúa– vencerá en diciembre de 2015. Por eso el entrenador multicampeón de la historia de Boca, con cuatro torneos locales, tres Libertadores y dos Intercontinentales, como nunca se planteó la exigencia de alcanzar un título para sepultar el seco 2013 del que se despidió con un 43,33% de eficacia (16 ganados, 17 perdidos y 17 empates).Un Ramón Díaz en versión dócil, de perfil más tranquilo, siente la necesidad de correrse del centro de la escena. "Es un momento distinto, en el club cambiaron muchas cosas, desde arriba hasta el último. Es un perfil más tranquilo", fue la respuesta del DT cuando le preguntaron por su versión light en la previa del superclásico. "Pero me gustan estos partidos, eh, a nadie le gusta perder los clásicos", aclaró después. Íntimamente sabe que todo proyecto depende de los resultados y de la evaluación que hagan los dirigentes, especialmente una cúpula que supo poner en duda el contrato del riojano en plena campaña, aún cuando era una estrategia arriesgada. Claro que hoy el respaldo está, pero...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA