Cómo vencer a Cristina en el conurbano, dilema de la oposición

coloca a la oposición en un dilema. Podría concentrar la expectativa defraudada por el Gobierno, pero no tendría medios para satisfacerla hasta dentro de tres años. El desgaste del Frente de Todos antes de cumplir el primero de gestión mejora la posibilidad de Juntos por el Cambio de ganar las elecciones de 2021, pero lo obliga a resolver antes de lo previsto un debate pendiente: las razones de la derrota en 2019. Reconocerlas implica atribuir responsabilidades por ese resultado. Juntos por el Cambio elude asimilar ese trauma. Nadie quiere ser el chivo expiatorio meses antes de discutir candidaturas. Por eso mantiene sin resolver la disputa por el liderazgo. Esa indefinición se proyecta a otro asunto delicado. La estrategia para vencer a Cristina en el conurbano.Particularmente en la tercera sección, donde se concentra su fortaleza electoral. Allí vota un tercio de los electores habilitados para hacerlo en la provincia de Buenos Aires. La mayoría de ellos representa al bolsón de pobreza y desigualdad estructural más importante del país. La forma en que se exprese esa insatisfacción puede determinar la estabilidad del gobierno nacional y del bonaerense. Es el motivo de las tensiones entre los intendentes del PJ y Cristina por el control del poder institucional bajo el predominio del kirchnerismo. Ni con la victoria de Macri y Vidal en 2015 Cambiemos pudo vencerlo. Aun con el peronismo dividido, perdió por más de 360.000 votos. Una situación que se repitió en 2017: entonces fue superado por 300.000. En 2019 el Frente de Todos casi quintuplicó esa ventaja: cerca de un millón y medio de votos.La relación de fuerzas es más equilibrada en la primera sección, que equivale a otro tercio del electorado. El kirchnerismo se impuso por 30.000 votos en 2015. Aunque 2 años después perdió por unos 180.000. Pero en 2019 se recuperó y ganó por casi 300.000. Es lógica la predisposición de los intendentes de la primera sección a resistir la autoridad de Cristina y también que la acepten sin demasiada discusión los de la tercera. El malestar con la ley 14.836 que limita a una sola vez su reelección diluye esa división. La pérdida de poder a medida que se acerca 2023 es otro efecto negativo de esa restricción que crispa a los jefes comunales. La imposibilidad de modificarla les deja pocas opciones. Es difícil que La Cámpora les ceda espacio en las listas de legisladores.La oposición critica la encerrona a la que los somete Cristina y estima peligrosa la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba