Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 30 de Noviembre de 2016, expediente CNT 036804/2010/CA001

Fecha de Resolución30 de Noviembre de 2016
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II SENTENCIA DEFINITIVA NRO.: 109778 EXPEDIENTE NRO.: 36804/2010 AUTOS: V.A. c/ FATE S.A.I.C.

  1. s/ACCIDENTE - ACCION CIVIL VISTO

    Y CONSIDERANDO:

    En la ciudad de Buenos Aires, el 30 de noviembre de 2016, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

    La Dra. G.A.G. dijo:

    Contra la sentencia de la instancia anterior se alzan la parte actora, la demandada y la citada como tercero La Caja Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. a tenor de los respectivos memoriales obrantes a fs. 569/571, fs. 559/565 y fs. 585/586.

    También apelan el perito médico y la representación y patrocinio letrado de la parte actora sus honorarios (fs. 584 y 571 vta.), por considerarlos reducidos.

    Controvierte la demandada Fate S.A.I.C.

  2. lo resuelto en la anterior instancia respecto de la incapacidad tomada en consideración por el Judicante de grado.

    Refiere que como sostuvo al impugnar el informe pericial médico, la afección del actor tiene origen degenerativo artrósico que no genera una incapacidad permanente sino en tramos temporarios y sostiene que si bien el Sentenciante a quo reconoció lo informado por el perito médico en cuanto a que el proceso de causación del daño tuvo que ver sólo en un 50% con el factor laboral, no indicó con precisión en la sentencia si responsabilizó a su parte por la totalidad de la incapacidad del trabajador o tuvo en cuenta sólo la incidencia del trabajo en ella. Cuestiona, asimismo, lo concluido en grado respecto de que las condiciones laborales constituyeron un factor agravante del cuadro incapacitante del demandante, sin merituar debidamente las probanzas existentes en la litis para llegar a dicha conclusión, ni fundar en derecho el presupuesto de responsabilidad por el que decide condenarla.

    Por su parte el actor controvierte la conclusión del galeno relativa a la existencia de un estado constitucional previo en su afección que llevó al Sr. Juez de grado a discriminar el supuesto origen o incidencia en el daño a la salud en un 50% de la incapacidad total.

    El perito médico desinsaculado en autos, luego de efectuar un Fecha de firma: 30/11/2016 examen clínico del actor y analizar los antecedentes de autos, informó que el accionante Firmado por: G.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20108555#163856552#20161201150908607 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA II presenta una discopatía crónica de discos L4, L5 y L5 S1, que le provoca episodios de lumbalgia bilateral a predominio derecho que lo incapacitan en el 10% de la total obrera.

    Explicó que su origen es degenerativo artrósico pero sostuvo que las tareas que demandan esfuerzo con la consecuente sobrecarga biomecánica del sector lumbosacro, aceleran el aplastamiento discal y, por ende, actúan como concausa en el síndrome lumbálgico que presenta. En razón de ello, entendió que la incidencia del trabajo en la minusvalía constatada alcanza, estimativamente, el 50% del total.

    Si bien no se soslaya que el informe precedentemente transcripto fue impugnado por las partes a fs. 486/487, 489 y 491, lo cierto y concreto es que las alegaciones allí plasmadas carecen de base científica suficiente y no llegan a refutar el dictamen señalado que se encuentra adecuadamente fundado en pautas técnicas. En efecto, el galeno fue contundente al referir la existencia de elementos fisiopatológicos y médico legales para concluir que el desgaste de la columna vertebral lumbosacra y todo el cortejo sintomático- signológico que presenta el trabajador al momento del examen pericial, resulta compatible con tareas laborales que demanden esfuerzo físico, como las descriptas en el inicio. Explicó, asimismo, que “en todas las bibliografías, los autores aceptan la interacción de la sobrecarga en una predisposición del paciente de tipo heredo constitucional previa, que constituye un estado anterior, un estado previo, que el tiempo, los microtraumatismos reiterados y la raquiadaptación del sujeto, hacen que se desencadene en el lugar de mayor soporte de carga, cual es el lumbosacro, cuando las tareas laborales requieren esa sobrecarga tensional”. Agregó que “apoya a este concepto el hecho de que la columna de la actora en el resto de los otros sectores mantiene su indemnidad”.

    En base a lo expuesto, cabe adjudicar suficiente eficacia probatoria a la prueba pericial médica obrante en estos autos, en los términos del art. 477 del CPCCN.

    Por otra parte, reiteradamente he sostenido que la apreciación del informe pericial es facultad de los jueces y que debe ser ejercida conforme las reglas de la sana crítica (art. 477 CPCCN), por lo que el Judicante tiene respecto de ella, la misma libertad de ponderación que le asiste para el análisis de los demás medios probatorios. De acuerdo con lo expuesto, no resulta que en la instancia anterior se haya hecho una valoración que exceda el marco de razonabilidad consagrado en la ley procesal (art. 366 CPCCN).

    De allí que corresponde tener por cierto que, tal como concluyó el perito médico, el actor presenta una discopatía crónica de discos L4, L5 y L5 S1, que lo incapacita en el 10% de la total obrera, que si bien tiene origen degenerativo, se vio acelerada por las tareas de esfuerzo y la consecuente sobrecarga biomecánica del sector lumbosacro, que actuaron como concausa (con una incidencia del 50%) en el síndrome lumbálgico constatado.

    Fecha de firma: 30/11/2016 Firmado por: G.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20108555#163856552#20161201150908607 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA II Así, corresponde ponderar -en el caso de marras- la eventual incidencia de las labores desarrolladas por V. como factor concausal de dichas lesiones, teniendo asimismo en cuenta que, el órgano facultado legítimamente para determinar en definitiva la existencia o inexistencia del grado incapacitante y su adecuación es el jurisdiccional, a través de la interpretación de los arts. 383 (sana crítica) y 477 del CPCCN.

    En tal sentido, sostuvo el accionante en el inicio que sus tareas, las que explicó detenidamente al relatar los hechos, le demandaban esfuerzos físicos importantes y reiterados, en posiciones ergonómicas inadecuadas y de flexión de la columna vertebral.

    A fin de acreditar sus asertos, V. ofreció los testimonios de Sosa (fs. 377/378), B. (fs. 382/383) y M. (fs. 431/432), todos ellos ex compañeros de trabajo, quienes fueron contestes y concordantes al relatar las tareas cumplidas por el accionante a las órdenes de Fate S.A.I.C.I.

    En efecto Sosa, que dijo haber sido delegado sindical y trabajar los mismos días y horarios que el actor en máquinas distantes entre 15 y 20 metros cada una, sostuvo que V. debía manipular materiales pesados, acondicionados de forma deficiente. Explicó que V. manejaba una máquina denominada C., en la que se armaban cubiertas de automóviles y que para eso debía manipular materiales pesados y unos carros de hierro y acero llamados carros libros, divididos en tapas de hierro (alrededor de 30 tapas en cada carro) en los que se transportaba una especie de placas de goma de unos 3 metros de largo y entre 3 y 5 kilos, que se utilizaban para la confección de las cubiertas. Dio cuenta de que cada carro medía 2,00 metros de ancho x 1,70 de alto y pesaba, vacío, 300 kg., que se trasladaban a mano y que se recorría con él, entre 20 y 30 metros en un piso que no era liso y con ruedas que no estaban bien acondicionadas y a las que se les adhería un residuo que hacía el carro más pesado. Manifestó que les daban elementos de protección, entre ellos, faja lumbar.

    Por su parte B., también sostuvo que el accionante era armador de cubiertas en la máquina C.. Refirió saber de las condiciones de trabajo porque lo veía y por ser delegado gremial y haber estado al tanto de los problemas generados con los carros libros. Explicó que los mismos llevan rodados, miden 2,00 metros x 2,00 metros y tienen bandejas que van desde los 20 cm. hasta 1,90 metros de altura. Son trasladados por una o dos personas y pesan alrededor de 500 kilos, tienen ruedas de goma que no están bien mantenidas y a veces se rompen. Agregó que el trabajo del demandante le implicaba la realización de movimientos repetitivos y sostuvo que, cuando tenía que cambiar los “absorvedores” de la máquina debía manipular un rollo con tela metálica engomada, de 25 kilos aproximadamente. Explicó el modo en que el actor desarrollaba su tareas y contó que para efectuar el armado, debía sacar los rodados del Fecha de firma: 30/11/2016 Firmado por: G.A.G., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.A.M., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.C.F., SECRETARIO INTERINO #20108555#163856552#20161201150908607 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA II carro para lo cual debía inclinarse a 20 cm. del piso y...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR