Sentencia Definitiva de SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA, 26 de Abril de 2021, expediente C 123323

PresidenteTorres-Kogan-Pettigiani-Genoud
Fecha de Resolución26 de Abril de 2021
EmisorSUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA

A C U E R D O

La Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, de conformidad con lo establecido en el art. 4 del Acuerdo n° 3971, procede al dictado de la sentencia definitiva en la causa C. 123.323, "V., E. contra B., V.I. y otro. Escrituración", con arreglo al siguiente orden de votación (Ac. 2078): doctoresT., K., P.,G..

A N T E C E D E N T E S

La Sala II de la Cámara de Apelación en lo C.il y Comercial del Departamento Judicial de Mar del Plata modificó parcialmente la sentencia de primera instancia que, a su turno, había estimado procedente la pretensión de resolución del contrato de compraventa deducida por las demandadas reconvinientes y, en consecuencia, estableció que la resolución operó el día 6 de marzo de 2014 y que en la etapa de ejecución de sentencia las partes debían proceder a efectuarse las restituciones de ley, bajo las pautas allí indicadas (v. fs. 1.231/1.250).

Se interpuso, por la parte demandada, recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley (v. fs. 1.260/1.278 vta.).

Dictada la providencia de autos y encontrándose la causa en estado de pronunciar sentencia, la Suprema Corte resolvió plantear y votar la siguiente

C U E S T I Ó N

¿Es fundado el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley?

V O T A C I Ó N

A la cuestión planteada, el señor J.d.T. dijo:

I.E.V. -en su carácter de adquirente de la fracción de campo designada como parte del lote 32b del Partido de Balcarce de 247 hectáreas, 88 áreas- promovió formal demanda de cumplimiento de contrato y escrituración contra las accionadas V.I. y A.I.B. (v. demanda fs. 24/36, fecha 30-XII-2013).

Relató en su escrito de inicio que las partes suscribieron el boleto de compraventa del referido inmueble el 17 de mayo de 2000, estableciendo el precio de la operación en la suma de $150.000, pagaderos de la siguiente forma: $60.000, a la firma del boleto; $45.000, dentro de los 60 días a partir de la firma y el saldo de $45.000, dentro de los 90 días a partir de la fecha del boleto (conf. clausula segunda). Expresó que en dicho acto se dejó constancia de que la parte compradora se encontraba en posesión del campo en virtud de sucesivos contratos de arrendamientos a su favor. Asimismo, afirmó que abonó la suma de $60.000, a la firma del boleto; $37.800, el 26 de junio de 2000; $5.000, el 24 de agosto de 2001; $4.645, el 15 de febrero de 2002 y $5.000 el 15 de diciembre de 2003, procediendo a depositar el saldo restante -$37.555- junto con la interposición de la demanda, en atención a la actitud reticente de las accionadas y la imposibilidad de perfeccionar el negocio jurídico celebrado (v. fs. cit.).

Corrido el pertinente traslado, estas últimas opusieron excepción de falta de acción manifiesta, contestaron demanda y reconvinieron por resolución contractual y daños y perjuicios (v. fs. 327/ 350).

En prieta síntesis, alegaron que lejos de encontrarse en mora cumplieron con creces las prestaciones asumidas, habiendo el comprador incumplido sus obligaciones principales, a saber: a) el pago total del precio y b) los impuestos provinciales y municipales devengados. Afirmaron que resultaba contrario a la buena fe contractual pretender luego de 13 años abonar a valores históricos el saldo adeudado, cuyo vencimiento operó el 17 de agosto de 2000 (conf. clausula segunda del contrato). En atención a tales circunstancias, reconvinieron por resolución del boleto de compraventa, con más los daños y perjuicios denunciados en concepto de canon locativo y explotación agropecuaria del campo por el periodo en que las titulares dominiales se vieron privadas del uso y goce del inmueble objeto de autos.

El magistrado de origen, luego de descartar la excepción opuesta, rechazó la pretensión actoral y estimó procedente la demanda de resolución del negocio que por vía de reconvención interpusieron las demandadas (v. fs. 1.097/1.123).

Como efecto de la resolución declarada, ordenó que se restituyera el inmueble a las accionadas y con relación a las sumas percibidas por ellas aplicó la segunda parte del primer párrafo del art. 1.204 del Código C.il que establecía que las prestaciones cumplidas "...quedarán firmes y producirán en cuanto a ellas los efectos correspondientes", por considerar que se trataba de prestaciones agotadas y que, por ello, no debían ser restituidas.

Por otra parte, desechó el reclamo de daños y perjuicios articulado por las demandadas reconvinientes, tras advertir que la posesión del campo por parte del comprador había sido consentida durante el tiempo denunciado y el daño no había sido debidamente acreditado.

  1. Apelado dicho pronunciamiento por ambas partes, la Sala II de la Cámara de Apelación en lo C.il y Comercial del Departamento Judicial de Mar del Plata modificó parcialmente la decisión (v. fs. 1.231/1.250).

    Comenzó por señalar -tal como había sido juzgado por el sentenciante de origen- que había existido por parte de la actora un incumplimiento relevante que justificaba la resolución demandada judicialmente, determinando que aquella operó a partir de la reconvención deducida por las accionadas, esto es, el 6 de marzo de 2014 (v. fs. 1.242/1.244 vta.).

    A continuación, recordó que el principal efecto de la resolución contractual consistía en que las partes debían restituirse lo que mutuamente se habían entregado. Por ende, no solo el actor debía devolver el inmueble a las vendedoras, sino que estas últimas debían entregar al comprador las sumas oportunamente percibidas en virtud del negocio celebrado (v. fs. 1.244 vta.).

    En dicha inteligencia, aclaró que de acuerdo con las previsiones del art. 1.204 del Código C.il las prestaciones debían quedar firmes cuando eran divisibles. En cambio, debían restituirse y los efectos operabanex tunccuando eran indivisibles, tal como acontecía en la especie (v. fs. 1.244 vta./1.245 vta.).

    Así las cosas, precisó que el señor V. debía restituir el inmueble con sus frutos (conf. arts. 584 a 590, Cód. C..) desde el 6 de marzo de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR