Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial - Camara Comercial - Sala D, 10 de Agosto de 2017, expediente COM 034722/2012

Fecha de Resolución10 de Agosto de 2017
EmisorCamara Comercial - Sala D

Poder Judicial de la Nación Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial SALA D En Buenos Aires, a los 10 días de agosto 2017, se reúnen los Señores Jueces de la Sala D de la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de la Capital Federal, con el autorizante, para dictar sentencia en la causa “VA-NO-LI S.A. c/ COMPAÑÍA DE SEGUROS LA MERCANTIL ANDINA S.A. s/ ORDINARIO”, registro n°34722/2012/CA1, procedente del JUZGADO N°14 del fuero (SECRETARIA N° 28), en los cuales como consecuencia del sorteo practicado de acuerdo con lo previsto por el art. 268 del Código Procesal, resultó que debían votar en el siguiente orden, D.:

G., H., V..

Estudiados los autos la Cámara planteó la siguiente cuestión a resolver:

¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

A la cuestión propuesta, el señor Juez de Cámara, doctor Juan R.

Garibotto dijo:

  1. La litis y la sentencia de primera instancia i. La sociedad actora demandó a la Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A. por los daños y perjuicios provocados por el incumplimiento de los contratos de seguros -contra incendio y por responsabilidad civil- que vincularon a las partes.

    Relató que el 1.1.2012 se produjo un incendio en el sector del depósito del supermercado de su propiedad, por lo que se realizó la denuncia correspondiente ante la aseguradora quien designó un liquidador para intervenir.

    En el año 2008 el inmueble adquirido como depósito fue acondicionado y comenzó a utilizarse, por lo que se solicitó a la accionada un aumento de la Fecha de firma: 10/08/2017 Alta en sistema: 11/08/2017 Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: JULIO FEDERICO PASSARON, SECRETARIO DE CAMARA #23048025#185288802#20170810091048778 suma asegurada hasta alcanzar los $300.000. Dicha solicitud motivó una inspección de la entidad, luego de la cual se emitió la póliza con el nuevo monto y se exigieron ciertas mejoras que fueron cumplidas por la actora.

    Sostuvo que el supermercado y el depósito abarcan tres lotes que constituyen una unidad de negocios y que ello es conocido por la aseguradora.

    Explicó que el 17.1.2012 recibió una carta documento de la demandada en la que se indicaba el rechazo del evento por no seguro, por haberse producido los hechos en lugar diverso del asegurado, por lo que deslindó su responsabilidad.

    Luego de un intercambio epistolar sin obtener resultados favorables, inició la presente demanda. Reclamó diversos daños: i) por daño emergente:

    $633.774; ii) por lucro cesante: $45.000; iii) por reintegro de pagos por responsabilidad civil: $18.400.

    Encuadró el reclamo en la ley de seguros y también en el derecho de consumidor, solicitando también que la aseguradora sea condenada al pago de una suma a determinar en concepto de daño punitivo.

    ii. Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A. contestó la demanda solicitando su rechazo. Efectuó una negativa general y particular de cada uno de los hechos alegados y desconoció la documental acompañada.

    Reconoció la póliza contra incendio n° 001702350 con una suma asegurada de $660.000 y la póliza integral de comercio n° 001610908 con una cobertura máxima de $240.000 por incendio y $43.200 por responsabilidad civil.

    Explicó que en ambos casos el riesgo amparado se encontraba ubicado en la calle M.C. 1969, San Justo, Provincia de Buenos Aires, y que el estudio investigador designado indicó que el incendio se desató en el depósito ubicado en M.C. 1931, por lo que siendo un lugar ajeno al asegurado, no se había configurado el siniestro.

    Señaló que el espacio ocupado por la numeración 1969 de la calle M.C. se encuentra delimitado jurídicamente en base a normativa nacional, provincial y municipal y que no puede ser ampliado o restringido por voluntad del actor.

    Fecha de firma: 10/08/2017 Alta en sistema: 11/08/2017 Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: JULIO FEDERICO PASSARON, SECRETARIO DE CAMARA #23048025#185288802#20170810091048778 Resaltó que se trata de dos inmuebles: uno el del número 1969 y otro, el incendiado, con la numeración 1931.

    En cuanto a la ampliación de cobertura, alegó que las sumas aseguradas fueron variando por un mero tema inflacionario.

    Impugnó el monto reclamado por daño emergente, y en relación al lucro cesante, expuso que no se encontraba amparado por la cobertura contratada. Consideró improcedente el reclamo por reintegro de pago por responsabilidad civil, ya que los supuestos racks existentes en el depósito resultaban propiedad de E.G., accionista mayoritario de la actora.

    Por último rechazó la aplicación de la ley de Defensa del Consumidor, y por lo tanto, el reclamo por daño punitivo.

    iii. La primer sentenciante hizo lugar parcialmente a la demanda, pero impuso las costas a la parte actora por resultar sustancialmente vencida, y reguló los honorarios de los profesionales que actuaron en el litigio.

    Condenó a Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A. a pagar $15.300 por los daños ocurridos dentro del supermercado, ya que consideró

    acreditado que el incendio afectó la mercadería que se encontraba en el salón de ventas, en la góndola próxima a la puerta que conecta al depósito.

    Por otra parte, la señora magistrado estimó que la actora no logró

    demostrar que el depósito lindante al supermercado ubicado en M.C.

    1969 se encontrara asegurado por la demandada.

    Sostuvo que en la póliza no se incluyó al depósito sito en M.C.

    1931 y que de las pruebas rendidas surge que se trata de dos inmuebles distintos, con valuación fiscal diversa, por lo que concluyó que no se encontraba amparado por la póliza contratada.

    En tales términos la sentencia fue pronunciada.

  2. Los recursos.

    i. Apeló la parte actora (fs. 1493), que expresó los agravios de fs.

    1525/1536, pieza que mereció la respuesta de su contraria de fs. 1538/1544.

    La recurrente se quejó del rechazo parcial de la demanda.

    Sostuvo que, contrariamente a lo afirmado por la magistrado de grado, su parte sí logró demostrar que tanto la superficie del depósito como la Fecha de firma: 10/08/2017 Alta en sistema: 11/08/2017 Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: JULIO FEDERICO PASSARON, SECRETARIO DE CAMARA #23048025#185288802#20170810091048778 mercadería allí existente estaban amparados por las pólizas de seguro contratadas.

    Refirió que el depósito no está excluido de la póliza y que formaba, junto con el salón de ventas, una unidad de negocios. Agregó que ambos lugares tienen una sola dirección comercial e impositiva, que es M.C.

    1969.

    Adujo que no se tuvo en cuenta que en el año 2008, cuando se incorporó el depósito, se produjo un aumento sensible de la suma asegurada, y que luego de la inspección realizada por la demandada, se exigieron mejoras edilicias y eléctricas que fueron llevadas a cabo.

    Agregó que si la demandada requirió mejoras en el año 2008, es porque inspeccionó el inmueble, sin embargo no aportó la constancia de inspección del depósito. A esa fecha el depósito ya estaba incorporado. Tampoco justificó

    la aseguradora el aumento de la suma asegurada.

    Explicó que desde hace 25 años que está vinculado a la misma aseguradora, y que la dirección M.C. 1969 identifica la puerta de ingreso al piso superior que es una casa particular, pero no al supermercado. A través de esa puerta no se puede ingresar al local comercial. Es decir que la ubicación del riesgo sería físicamente falsa desde hace 25 años. Consideró que ello demuestra el error en la sentencia de grado y la mala fe de la demandada que durante 25 años cobró una prima de seguro con una ubicación de riesgo falsa, lo que llevaría a un riesgo de cumplimiento imposible.

    Indicó además que el supermercado ocupa tres lotes, uno corresponde al depósito y los otros dos al salón de ventas. El depósito es un ambiente integrado al supermercado, al cual se conecta con dos grandes puertas por donde pasan personas y mercadería de forma permanente y tiene un estacionamiento delante para clientes y proveedores. Hay plena integración física y comercial.

    En segundo lugar se agravió porque la sentencia de grado no se pronunció respecto del reclamo por reintegro de pagos por daños por responsabilidad civil.

    Fecha de firma: 10/08/2017 Alta en sistema: 11/08/2017 Firmado por: P.D.H., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.G.V., JUEZ DE CAMARA Firmado por: J.R.G., JUEZ DE CAMARA Firmado(ante mi) por: JULIO FEDERICO...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR