Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala I, 26 de Febrero de 2019, expediente CIV 049326/2010

Fecha de Resolución:26 de Febrero de 2019
Emisor:Camara Civil - Sala I

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

Expte. Nº Juzgado nº

VERON JULIO ARGENTINO Y OTRO C/ GOLDY

ALZOGARAY HECTOR OSCAR Y OTROS s/ DAÑOS Y

PERJUICIOS

ACUERDO: 13/19

En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 26 días del mes de febrero de dos mil diecinueve, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala I de la Cámara Civil para conocer en los recursos interpuestos en los autos “VERON JULIO ARGENTINO Y OTRO C/ GOLDY

ALZOGARAY HECTOR OSCAR Y OTROS s/ DAÑOS Y

PERJUICIOS” respecto de la sentencia de grado el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: D.. R., CASTRO y GUISADO.

Sobre la cuestión propuesta el Dr. R. dijo:

  1. La sentencia única de fs. 389/404, cuya copia certificada fue agregada a la causa acumulada, en lo que aquí interesa,

    hizo lugar a la demanda entablada por J.A.V. contra H.O.G., S.G. de M. y C.O.V. y, en consecuencia, los condenó a abonarle al actor la suma de $ 24.300, con más los intereses y las costas del juicio. Hizo extensiva la condena a las citadas en garantía Sancor Cooperativa de Seguros Ltda., La Segunda Cooperativa de Seguros Generales, y Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A.

    Contra dicho pronunciamiento apelaron el demandado V. conjuntamente con la citada en garantía Compañía de Seguros La Mercantil Andina S.A., el actor, y el accionado G.,

    Fecha de firma: 26/02/2019

    Alta en sistema: 02/05/2019

    Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    quienes expresaron sus agravios a fs. 441/3, 446/50, 452/4 vta., siendo contestados sólo por G. la presentación de fs. 441/3 y por la demandada M., a fs. 459/9 vta., las quejas del actor.

    Dada la fecha en que ocurrió el accidente, el recurso sometido a revisión será juzgado con arreglo al Código de Vélez (art.

    7 del CCyCN)

  2. Se agravia el apelante V. y su aseguradora porque el juez de grado no tuvo por comprobada la eximente de responsabilidad que alegara, pese a que quedó acreditado que su vehículo no tuvo participación alguna en la colisión sufrida por el ahora reclamante.

    En primer, lugar, a modo de lineamiento general, cabe señalar que por tratarse de un choque de vehículos en movimiento,

    resulta de aplicación el artículo 1113 del Código Civil respecto de la actuación de todos los protagonistas del accidente, tal como lo decidiera la doctrina plenaria sentada en la causa “V.,

    E.F. c/ El Puente S.A.T. y otro s/ daños y perjuicios” (del 10-11-94, public. en L.L. 1995-A-136; E.D. 161-

    402 y J.A. 1995-I-280), vale decir, que en principio y respecto de cada conductor partícipe del evento, rigen presunciones concurrentes de responsabilidad, derivadas del riesgo recíproco que generaban al momento del hecho los vehículos por ellos conducidos.

    Consecuentemente, ambas partes debían desvirtuar esa presunción adversa que pesaba sobre sí, acreditando la culpa de la otra, la de un tercero que no deba responder o la configuración de un caso fortuito ajeno a dichas cosas riesgosas, que fracture la relación causal entre el riesgo y el daño inferido.

    Vale destacar, en este orden de ideas, que la presunción que emana de la norma antes citada, si bien es juris tantum, debe ser destruida por prueba categórica aportada por aquél sobre quien recae,

    y que acredite acabadamente alguna de las causales de exoneración Fecha de firma: 26/02/2019

    Alta en sistema: 02/05/2019

    Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

    que contempla la disposición legal, toda vez que incluso un estado de duda es insuficiente a los fines indicados (conf. K. de C. en Belluscio: “Código Civil Comentado, Anotado y Concordado”, t. V, pág. 393, ap. f y jurisprudencia citada en nota 33 a 35).

    A su vez, por el contenido de los agravios, se impone precisar también que la legitimación para obrar consiste en la cualidad que tiene una persona para demandar o ser demandada respecto de una pretensión en el proceso. Por ello es que la excepción de falta de legitimación para obrar contemplada en el inciso 3º, del art. 347 del Código Procesal sostiene la ausencia de la legitimación procesal, es decir que el actor o el demandada no son las personas especialmente legitimadas por la ley para asumir tales calidades con referencia a la concreta materia sobre la que versa el proceso. Por tratarse de un verdadero prespuesto de la acción, es un resorte que debe ser activado incluso de oficio por el juez (conf. F., E.M.: “Código procesal Civil y Comercial de la Nación, Anotado, Concordado y Comentado”, t. III, págs. 42/3; F., S.C.: “Código Procesal Civil y Comercial, Comentado, Anotado y Concordado”, t. II, págs.

    79/80).

    Sentado ello, adelanto que concuerdo con lo sostenido en los agravios en el sentido de que la prueba pericial mecánica producida en este expediente carece de relevancia para definir este aspecto central del caso, al igual que lo que ocurre con la similar rendida en la causa acumulada, expediente nº 78.328, del año 2010,

    caratulado: “L., K.M.c.V., J.A. y otro s/

    ds. y ps.”, que para este acto tengo a la vista (ver fs. 415/21).

    Aclarado ello, resulta oportuno recordar ahora que en la denuncia de siniestro efectuada por Á.G.Z., conductor de la Ford Eco Sport, Dominio FOB451, de propiedad de la apelante S.G.M., se lee: “circulaba por el carril izquierdo,

    Fecha de firma: 26/02/2019

    Alta en sistema: 02/05/2019

    Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    me sobrepasa por la derecha una Pick up Toyota que rápidamente después de sobrepasarme continúa su marcha delante del mío, sobre el mismo carril, en ese momento frena bruscamente debido a que más adelante había unos vehículos detenidos a los cuales choca, yo freno,

    pero soy embestido por detrás por una K., que me desplaza hacia adelante chocando a la Toyota mencionada” (fs. 229 vta.). Por su parte, V., aquí actor, en su denuncia ante la aseguradora,

    manifestó que el tránsito se había detenido y el auto asegurado estaba también detenido y con las balizas prendidas cuando fue embestido de atrás por la Toyota, por el impacto chocó de atrás al Peugeot 106, lo que le produjo daños en el frente (327 vta.). En tanto que el aquí

    apelante V., explicó que circulaba por la ruta 9 y que comenzaron a frenar todos y se produce un choque en cadena,

    impactando contra el vehículo de S.M. mientras que él es embestido por el Megane Dominio HXP250 de H.C. (fs.

    318).

    Si bien se trata de declaraciones unilaterales volcadas por cada uno de los protagonistas mencionados, no puede dejar de reconocerse que ellas constituyen un antecedente favorable a la posición del demandado apelante y su aseguradora, porque contradicen lo que manifestara G. en la denuncia ante su compañía (fs. 331) y ahora al ejercer la respuesta en estos actuados. Y

    todo ello se refuerza, con la denuncia de siniestro efectuada por K.M.L., actora en el expediente acumulado, cuyos términos por su elocuencia paso a transcribir: “En el día de la fecha 18/12/2009 siendo la 8:00 hs de la mañana yo en mi auto un Peugeot 106, Dominio CAE 291, me dirigía hacia Capital Federal a mi trabajo,

    cuando a la altura de la ruta 202 Km 26 de la Panamericana, se ocasiona, debido al tráfico una disminución de la velocidad, en la cual el auto que iba delante de mí frena yo a la distancia que iba también freno colocando las balizas como corresponde y dando tiempo al auto Fecha de firma: 26/02/2019

    Alta en sistema: 02/05/2019

    Firmado por: P.M.G.-.P.E.C.-.J.P.R., JUECES DE CÁMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

    detrás de mí a que frente, este logra frenar ya que también venía a una distancia visible detrás de mí y el cuarto auto, una camioneta Toyota Hilux nos arrastra al no poder frenarla su conductor ya que manifestó

    no haber visto el tráfico y a su vez este venía tomando mate, uno de los grandes factores que ocasiona gran distracción al conductor y esto está comprobado. Detrás de la camioneta que ocasiona siniestro impactaron tres autos más” (fs. 485).

    Explicado ello, toca ahora valorar los testimonios rendidos en esta causa por E.F. y E.R.B., a fin de mensurar cuál es el aporte que esos elementos pueden reportar para dar una justa solución al importante tema involucrado en los agravios en tratamiento.

    El primero de los nombrados, quien trabaja como albañil,

    relató en lo pertinente, que se dirigía en automóvil a capital para ver un trabajo y los pasó la Toyota Hailux color oscura del nombrado accionado, a alta velocidad, oportunidad en la que le comenta a su compañero, en alusión al otro testigo indicado, que iba...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba