Urribarri: 'Somos muy diferentes con Scioli'

 
EXTRACTO GRATUITO

A Sergio Urribarri se le escapó una sonrisa cuando apareció en la Redacción de LA NACION una gorra naranja sciolista con la inscripción "Presidente". Le sirvió de inspiración: el gobernador de Entre Ríos lanzó fuertes críticas contra el gobernador Daniel Scioli, a quien considera su principal rival en la interna del Frente para la Victoria (FPV), clave para desembarcar en la Casa Rosada.

Campechano, mate en mano, desparramó simpatía con su paso corto entre los periodistas que presenciaron la entrevista que le hizo Diego Sehinkman para el ciclo Conversaciones en LA NACION. Urribarri se definió como "el candidato kirchnerista de la Argentina profunda, entre dos porteños", en referencia a Scioli y Florencio Randazzo, y aseguró que, si se sienta en el sillón de Rivadavia, Cristina Kirchner será una "fuente de consulta permanente".

Dejó polémicas: negó que Scioli sea kirchnerista y deslizó que el ministro Randazzo -su otro rival en la interna- es casi un delegado de la Presidenta. "Hay muchos otros colegas que se ocuparon de difundir su apellido, su cara y algún eslogan muy bien hecho y hoy tienen mucho más conocimiento. O que tuvieron, como el caso de Daniel [Scioli], una actividad deportiva que lo ha hecho más conocido. O tienen un cargo a nivel nacional, como Florencio [Randazzo], que, por supuesto, tiene mucho más espacio en televisión. Nosotros nos ocupamos de la gestión", dijo al intentar justificar su desventaja en las encuestas preelectorales.

"Scioli entró a la política en un momento muy especial, convocado por el ex presidente [Carlos] Menem. Ha demostrado en estos años conductas en cuanto a la gestión que lo habilitan a participar en este proyecto, pero hay matices muy marcados entre nosotros. Somos muy diferentes. Esas diferencias se van a ver cuando la gente vote", desafió.

El entrerriano ratificó su precandidatura con una comparación histórica: "Néstor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA