Unir para comprehender

Se edita una nota principal y tres relacionadas.

Tal vez pareciera absurdo este modo de presentar noticias pero, mirando para comprehender y no sólo entender, las relaciones son claras:

Si se aumenta la pobreza y se aumentan las armas (nota principal) es porque los Estados dispararán contra el pueblo ( "contra la Poesía" al decir de Pablo Neruda en El hombre invisible) (segunda nota).Por eso la jurisdicción universal en manos de al menos un Estado (tercera nota) es necesaria mientras se rompe el círculo vicioso (cuarta nota).

No pretendemos que esta lectura sea la única o la mejor. Nos basta con leer de ese modo, contando con la opinión y la crítica de los lectores amigos para mejorar el enfoque.

Las notas son las siguientes:

Principal. El aumento del rearme y la ruina de los pobres

Relacionadas

Hacia la codificación de una doctrina. Los ejércitos Se preparan para el combate urbano

Jurisdicción universal en España

+ Obama y la crisis (mayo 2009)

Mirador Internacional de la Revista Científica Equipo Federal del Trabajo.

El aumento del rearme y la ruina de los pobres

Carlos Corral

Catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales

en colaboración con ANTONIO ALONSO, Profesor de la Universidad San Pablo-CEU

En www.analisisdigital.com

05.05.2009

"Una de las más graves preocupaciones de la Iglesia, hoy -como denuncia el vaticanista G. De Rossa [1]- es la recuperación de la carrera al rearme". El gasto mundial para el armamento ha aumentado en el 2007 del 6% y alcanzó el 15% en los Estados de Europa Oriental, subiendo a los 1,339 billones de dólares (es decir, 1339 seguido de 9 ceros), con el riesgo de que en 2009 se llegue a los 1,5 billones. Sin que haya declarado formalmente guerra alguna en sentido propio, se han librado nada menos que 14 guerras en el 2007.

El dispendio en gastos militares crece por doquier. Según el Stockholm Research Institute, en los Estados Unidos los gastos militares han sido 547.000 millones de dólares; en Inglaterra, 59.700 ; en China, 58.300; en Francia, 53.600; en Japón, 46.600; Alemania, 36.900; Rusia, 35.400; Arabia Saudita, 33.800; Italia, 33.100; India, 24.200; Corea del Sur, 22.200; Brasil, 15.300; y España 18.609 [presupuesto 2009] Dado el secretismo observado por todos los Estados al respecto, es imposible saber con exactitud las cantidades empleadas. En la realidad, quizás sean el doble de las indicadas.

En América Latina y, más en concreto en Brasil, el gasto militar ya NO está en la compra en el exterior, sino en la propia producción nacional vinculada a la producción de armamento, convirtiéndose Brasil en auténtica potencia militar. Entre los mayores compradores de armas, además de Brasil, están Colombia (5.500 millones); Venezuela (6.700) que ha adquirido armas también de Rusia y Bielorrusia.

La carrera armamentística se alimenta a si misma, pues cada Estado se siente amenazado por el Estado vecino. Así Pakistán mantiene un contrato con China para la adquisición de 250 cazas F17 (poseyendo ya 450); lo que ha constreñido a la India aumentar su flota aérea. El mantenimiento del equilibrio siempre inestable entre Estados Unidos, Rusia y China empuja a la construcción de armas cada vez más sofisticadas. Un ejemplo: el avión sin piloto [drone] ha sido adquirido por Myanmar (Birmania).

Pero lo que resulta más hiriente es el caso de África, que viene emplear todos sus recursos en adquirir armas que están ensangrentando el continente.

Nada extraño, pues, que sobre ello llame la atención Benedicto XVI, como en su Mensaje para la Jornada Mundial de la paz (de 1 enero 2009): "Suscita preocupación el actual nivel global de gastos militares. El dispendio de los recursos humanos para las armas no facilita, sino que obstaculiza seriamente el logro de de los grandes objetivos de desarrollo de la comunidad internacional. Además, un excesivo aumento de los gastos militares corre el riesgo de acelerar la carrera armamentística que provoca bolsas de subdesarrollo y desesperación, trasformándose paradójicamente en factores de inestabilidad, de tensiones y de conflictos".

La cruel realidad es que desgraciadamente el número de personas que sufren el hambre ha ascendido a mil millones, viviendo la inmensa mayoría de ellos (cerca de 907 millones) en países en vías de desarrollo. De estos, el 65% se encuentran en sólo 7 países: Bangladesh China, Congo (Rep.Democrática), India, Indonesias, Pakistán y Etiopía.

Precisamente a los participantes en el Seminario sobre "Desarme, desarrollo y paz. Prospectivas para un desarme integral", promovido por el Pontifico Consejo de Justicia y Paz, Benedicto XVI hacía notar, el 10 de abril de 2008, que "en el mundo quedan áreas sin un adecuado nivel de desarrollo humano y material. Incluso en las regiones donde se registra un alto nivel de de bienestar, parecen ensancharse las bolsas de marginación y miseria. En diversas áreas del mundo existen tensiones y guerras y se van propagando sentimientos de pavor y inseguridad". Grandiosos dispendios militares que vienen substraídos a los proyectos existentes de desarrollo.

En el pasado -es cierto- se hicieron intentos para crear un fondo mundial para financiar el crecimiento de los Países en vías de desarrollo y se fijaron los objetivos que alcanzar en 2015, pero los Países más ricos han contribuido, sí, pero en medida decreciente con lo que posibilidad de alcanzar los "Objetivos del Milenio" resulta cada vez más lejana.

Referencia bibliográfica: DE ROSSA, G., "La corsa agli armamenti rovina i poveri": Civiltá Cattolica (2009) 492-494, a quien seguimos.

Nota relacionada

Hacia la codificación de una doctrina

Los ejércitos se preparan para el combate urbano

Philip Leymarie

Fuente: Le Monde Diplomatique, 16.04.2009

Beirut, Mogadiscio, Grozni, Mitrovica, Kabul, Abiyán, Gaza... Tres cuartos de los conflictos se desarrollan hoy en día en centros urbanos, en medio a las poblaciones, cuando no en contra de ellas. Las doctrinas, las tácticas y las estrategias militares sufren transformaciones y se desdibujan las fronteras entre defensa y seguridad.

"Nunca hubiera imaginado entrenarme un día en un campo que sirvió antes a mis antiguos adversarios -sonreía, en noviembre de 2007, el coronel francés Pierre Esnault-. El Muro realmente cayó...". El coronel comandaba en ese momento el Primer Regimiento de Tiradores de Epinal (Vosges, Francia), en ejercicio en Altengrabow, una antigua base soviética situada a 60 kilómetros al sur de Berlín que había funcionado como campo de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial. Abandonados, invadidos por la vegetación, algunos monumentos celebran allí la marcha victoriosa del Ejército Rojo sobre la capital alemana. Con sus interminables filas de cuarteles desafectados que se extienden sobre más de 8 km2, este campo, hoy administrado por la Bundeswehr, es el único en Europa que puede servir de teatro a un ejercicio de gran amplitud en un medio urbano.

Aunque habían sido debidamente advertidos, los berlineses -que desde principios de los años ’90 no asisten al espectáculo de una ocupación militar- quedaron estupefactos ante un despliegue tan masivo de soldados franceses: 1.500 hombres, 450 vehículos -un centenar de blindados-, decenas de helicópteros y aviones, destacamentos de fuerzas especiales, de inteligencia militar, e incluso de cinotécnica (perros), enviados durante tres semanas a 900 kilómetros de sus bases en el este de Francia, para librar una "Batalla de Rosenkrug", que simulaba la recuperación de una importante localidad.

"Arrasar ya no es aceptable"

En Francia, se han multiplicado los ejercicios urbanos en condiciones más reales: 800 militares y 200 carros blindados se desplegaron en abril de 2008 en la ciudad de Sedan, durante una maniobra predominantemente logística que puso el acento en el tratamiento de los heridos, la protección de los convoyes y la evacuación de los residentes, "en correspondencia con los compromisos militares actuales: Kosovo, Afganistán, Costa de Marfil, Líbano", según señaló el Ministerio de Defensa.

El mes siguiente, la maniobra "Anvil 08", en el marco de la preparación de la Fuerza de Reacción Rápida de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) puso a 1.500 hombres frente a cuatro edificios de la marina nacional, en las playas y en la ciudad de Fréjus (departamento de Var), para probar la "seguridad y la evacuación de la población ante una amenaza de grupos paramilitares y terroristas". En 2007, un ejercicio de combate urbano "en tamaño natural", con 1.200 militares y un importante apoyo aéreo, fue llevado a cabo por la 11ª Brigada Paracaidista en el centro de la ciudad de Cahors, en el departamento de Lot.

A partir de 2005, el "mandato Azur" (Acción en Zona Urbana) impuso a dos grandes brigadas de combate del ejército terrestre francés "reforzar su capacidad para actuar en zonas urbanas, cualquiera sea la intensidad del combate, y al mismo tiempo llevar a cabo operaciones humanitarias en beneficio de la población, ante un adversario cuyo armamento y modos de acción son cambiantes"...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba