Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala K, 28 de Noviembre de 2018, expediente CIV 112277/2003/CA001

Fecha de Resolución28 de Noviembre de 2018
EmisorCamara Civil - Sala K

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K “U., A.N. y otras c/ F.M., P. y otros s/ Interrupción de prescripción”.

E.. n° 112.277/2.003.

Juzgado Civil N° 43.

En la ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los días del mes de noviembre de 2018, hallándose reunidos los Señores Vocales de la Sala K de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, a fin de dictar sentencia en los autos “U., A.N. y otras c/ F.M., P. y otros s/ Interrupción de prescripción” y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo de estudio, el Dr. A. dijo:

I.- La sentencia de Primera Instancia dictada a fs. 1080/1113 fue apelada por la actora quien expresó agravios en la memoria de fs. 1442/1152 y fs. 1153.

El traslado fue contestado a fs. 1155/1160 y fs. 1161/1162.

Antecedentes

A.N.U., por sí y en representación de sus hijas menores de edad D.G. y T.Y.L., quienes al alcanzar la mayoría de edad se presentaron a fs. 657 y fs. 875/77 respectivamente, promovió demanda contra P.F.M., Hospital Bonorino Udaondo, Hospital Escuela de la Universidad Abierta Interamericana, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y La Caja de Seguros SA. a raíz de la mala praxis que imputa a los demandados en la prestación médico asistencial que le brindaran a quien en vida fuera su cónyuge y padre.

Adujo que en virtud de padecer una enfermedad denominada acalasia, el Sr.

L. fue intervenido quirúrgicamente el 27/12/2000 en el Hospital Udaondo por el Dr.

F.M. mediante el método de laparoscopía con técnica de H. y mecanismo antirreflujo.

Sostuvo que en la operación se produjo, en virtud de una falla técnica, la perforación del esófago.

Fecha de firma: 28/11/2018 Alta en sistema: 20/12/2018 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA #12227879#220577971#20181203091746185 Describió así, que al día siguiente el paciente presentó fuertes dolores localizados en el epigastrio, no eliminó gases, sufriendo, además, disminución o ausencia de actividad intestinal (falta de peristaltismo).

Se solicitó una ecografía en base a la cual el demandado interpretó que no había líquido en cavidad, pero el informe ecográfico comienza señalando que el intenso meteorismo impide la correcta evaluación del abdomen. Indicó que se hubiera interpretado correctamente el informe se habría admitido que la ecografía no poseía virtualidad como para descartar la existencia de líquido libre en cavidad sino, por el contrario, que era insuficiente para su diagnóstico y tendría que haber tomado una conducta más activa, lo que hubiera impedido la demora de 48 horas o más en la resolución de la perforación y evitado la mala evolución posterior.

Señaló, asimismo, que tampoco se realizó una radiografía y que L. no tuvo estricto seguimiento por guardia, dejándoselo librado a su evolución natural hasta el 31/12/2000.

El 30/12/2000, el cuadro se complicó aún más. El paciente continuaba con intensos dolores y su abdomen estaba más distendido. El 31/12/2000 se decidió

operar nuevamente, con diagnóstico preoperatorio de abdomen agudo quirúrgico. Se encontró peritonitis generalizada, se abrió la cirugía de esófago, se disecó hacia arriba el mismo y se encontró una perforación esofágica de aproximadamente 7 centímetros en casi la totalidad de la miotomía, se suturó el esófago (esofagorrafía), se realizó una incisión sobre la pared anterior del estómago (gastrostomía) y se lavó la cavidad, comenzando allí una serie de nuevas intervenciones que agravaron su estado inicial.

En junio de 2001 al presentar una leve mejoría se le dio altas transitorias, hasta el 21 de ese mes en el que se otorgó el alta con internación domiciliaria.

En agosto de ese año decidieron acudir al Hospital Escuela de la Universidad Abierta Interamericana donde fue operado en varias oportunidades a fin de lograr la reconstrucción del tracto digestivo, sufriendo una serie de complicaciones que pudieron ser evitadas y controladas desde el punto de vista quirúrgico como infectologico, y que sin embargo, lo llevaron a una sepsis y falla multiorgánica, falleciendo el 13 de octubre de 2001.

Los codemandados F.M., Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y La Caja de Seguros SA negaron los hechos esgrimidos.

Fecha de firma: 28/11/2018 Alta en sistema: 20/12/2018 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA #12227879#220577971#20181203091746185 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K S., básicamente, que la cirugía se desarrollo sin inconvenientes, lográndose sin complicaciones, el objetivo propuesto. Que al día siguiente (28/12)

L. presentaba dolor en la zona operatoria, lo cual es una consecuencia lógica a 24 hs. ser operado. Y que la falta de eliminación de gases se justifica por el llamado ileo postoperatorio que se da en toda cirugía abdominal.

Que no obstante, se pidió un control radiológico de rutina antes de comenzar con alimentación oral en cualquier cirugía esofágica. Tuvo resultado normal, por lo que resulta falaz que se presuma que el mismo se debió a la sospecha de perforación. El resultado fue óptimo y no reveló perforación alguna. Que la primera evolución del 29/12 reveló que el paciente toleraba la dieta, deambulaba y presentaba semiología abdominal normal. Sin perjuicio de ello, ante un dolor paroxístico (brusco) se realizó

una ecografía que no mostró líquido libre en cavidad y la presencia de aire. Ante la ausencia de datos positivos, el diagnóstico se alcanzó considerando la semiología abdominal, que, más allá del dolor paroxístico, seguía siendo normal.

Manifestaron, en consecuencia, que se obró correctamente, puesto que a pesar de la semiología abdominal normal, ante el dolor se solicitaron los métodos adecuados de estudio por imágenes. Los mismos fueron interpretados correctamente y se tomaron los recaudos preventivos adecuados para el caso, a saber: suspensión del alta, suspensión de la alimentación oral y control evolutivo imagenológico y clínico.

Sustentaron que la evolución del paciente fue normal en las primeras 48 horas, y que si bien presentó una leve desmejora por la tarde del 29/12, ésta no era suficiente para determinar la necesidad de una nueva cirugía.

Indicaron que el 30/12 L. no presentaba ni signos ni síntomas de cuadro peritoneal quirúrgico. De la historia clínica surge que aquella jornada estaba afebril, con abdomen blando, levemente doloroso a la palpación en epigastrio (herida respiratoria), con ruidos hidroaéreos positivos (lo cual implica inicio de la actividad intestinal).

En función de ello, sostienen que todavía no se habían hecho presentes los signos de alarma que justificaron la operación que tendría lugar al día siguiente.

Concluyen entonces, que la perforación esofágica no se produjo durante el acto operatorio, sino 48 o 72 horas después del mismo. Por lo tanto, hasta dicha oportunidad no era posible la existencia de síntomas que indujeran a presumir una perforación, puesto que la misma no existía; cuando se produjo, provocó síntomas y Fecha de firma: 28/11/2018 Alta en sistema: 20/12/2018 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA #12227879#220577971#20181203091746185 signos propios, diagnosticándosela y tratándola.

Fue así que ante la progresión de la signo-sintomatología, el 31/12/2000 se contó con elementos clínicos y semiológicos concretos que justificaron la reexploración quirúrgica. Al detectar los cirujanos de guardia una peritonitis purulenta generalizada por perforación esofágica la repararon y lavaron la cavidad.

Afirmaron que todas las complicaciones que padeció el paciente fueron superadas, siendo dado de alta en buenas condiciones.

S., en definitiva, que no existe relación de causalidad adecuada entre la atención médica brindada en el Hospital Udaondo y el posterior deceso en otro centro asistencial por una infección contraída cuatro meses después de haber sido dado de alta.

Por su parte, Fundación Iberoamericana de Estudios Superiores, sostuvo, en esencia, que el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica que sufrió el paciente fue completamente ajeno a la atención médica, puesto que se generó a punto de partida de la respuesta inflamatoria de su organismo a las múltiples complicaciones fistulosas que padeció, asociado a la necesidad de mantenerlo en asistencia respiratoria mecánica en forma prolongada; y que nada tuvo que ver en el desarrollo de este síndrome de respuesta inflamatoria (SIRS), la colocación de un catéter venoso femoral, ni tampoco la existencia de plaquetopenia, que fue un síntoma que demostró

la evolución del cuadro a un cuadro de colapso multiorgánico fatal.

III.- Sentencia.

El Sr. Juez de grado luego de analizar la prueba producida entendió que no existió error de diagnóstico, ni fallas en la técnica empleada en la intervención quirúrgica llevada a cabo por el Dr. F.M. en el Hospital Udaondo, como en el control postoperatorio; no habiéndose demostrado tampoco que la sepsis se hubiera producido por negligencia médica ni por omisión en el deber de cuidado por parte del Hospital Escuela de la UAI.

En consecuencia, desestimó la demanda entablada por Alicia Noemí

Ungaretti, por derecho propio y en representación de sus hijas D.G.L. y T.Y.L. contra el Dr. P.F.M., el Hospital Bonorino Udaondo, el Hospital Escuela de la Universidad Abierta Interamericana, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y contra La Caja de Ahorro y Seguro S.A., imponiendo las Fecha de firma: 28/11/2018 Alta en sistema: 20/12/2018 Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA #12227879#220577971#20181203091746185 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K costas del proceso a la parte actora.

IV.- Agravios.

Contra dicha decisión se alza la actora.

Sostiene la responsabilidad del Dr. F.M. y del Hospital Uudaondo toda vez que a diferencia de lo manifestado por el a quo, las...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba