La UCR reafirmó su rol en el Gobierno en el homenaje a Illia

 
EXTRACTO GRATUITO

La aprovechó ayer el homenaje a Arturo Illia en el 50° aniversario de su derrocamiento para reivindicar su papel dentro de la alianza de gobierno que comparte con el macrismo.

El acto de ayer en el Comité Nacional del radicalismo fue una mezcla de pasado y presente, de recuerdos y anécdotas con diagnóstico de coyuntura y proyección.

, que tuvo a cargo el cierre de la ceremonia, fue quien de manera más directa trazó el vínculo entre los valores y principios que encarnó "don Arturo", como todos se refirieron ayer al presidente derrocado por las Fuerzas Armadas el 28 de junio de 1966, y la actualidad.

"Lo que sobresale hoy de don Arturo, por lo que pasa en la Argentina, es su honestidad. Es desde allí que tenemos que terminar con la corrupción", comenzó el gobernador de Jujuy. Enseguida, enérgico, aludió sin vueltas a la justicia federal. "Se termina de derrumbar un sistema de corrupción de 12 años que tiene en la mayoría de los jueces federales, salvo honrosas excepciones, a los grandes responsables."

La arenga siguió. "Es una vergüenza que los jueces tengan que actuar cuando ven a alguien tirando bolsos dentro de un convento o contando dinero en una cueva", bramó, en obvia alusión a los casos de José López y Lázaro Báez. Agregó que "si la Justicia fuera independiente, Cristina tendría que estar presa", y cerró: "Es una vergüenza que jueces hayan ido a la residencia de Olivos para arreglar la situación de personajes vinculados con la corrupción". Un aval indubitable a la versión de Báez sobre un supuesto encuentro entre Cristina Kirchner y el juez Sebastián Casanello en la quinta de Olivos.

Desde el escenario escucharon a Morales el presidente del partido, José Corral; el senador Ángel Rozas; Juan Manuel Casella; Eduardo Angeloz; Lilia Puig de Stubrin, y el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, entre otros. En primera fila se sentó el ex presidente Fernando de la Rúa. Menos visible, en el fondo, se ubicó Enrique "Coti" Nosiglia.

Para el final, Morales reservó el pasaje dedicado al papel del radicalismo en el Gobierno. "La lucha contra el régimen [por el kirchnerismo] sigue. La clave es no perder relevancia. Y la vamos a perder si no sabemos dónde estamos parados ni adónde vamos", advirtió.

También Corral hizo un discurso coyuntural, aunque más centrado en la figura de Illia y en destacar virtudes que rara vez se le atribuyen, más allá de la honestidad, la austeridad y la decencia, históricamente adheridas a su figura. Lo describió...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA