La TV se agranda para los chicos

En el espacio dedicado a los chicos se pone en discusión todo el tiempo el futuro de la televisión. Aunque las apariencias engañen, porque estamos permanentemente atentos a la serie o al reality show más innovador para especular sobre el destino del medio, lo cierto es que alrededor de la TV infantil se abren los debates más ricos y se extraen las conclusiones más valiosas sobre el comportamiento de las audiencias y los cambios en el consumo a escala global.

En este mundo tan especial conviven de manera constante tradiciones y vanguardias, resistencias al cambio y experimentos, regreso a los orígenes y disrupciones. Son las nuevas generaciones, nacidas y criadas bajo el signo de los vertigionosos cambios tecnológicos, quienes impulsarán de aquí en adelante nuevas tendencias en consumos mediáticos: llevan consigo el gen de la adaptación al cambio y la apertura mental . Están formateadas para desdeñar cualquier preconcepto, para huir de cualquier postura rígida.

Pero al mismo tiempo está comprobado que los contenidos exitosos, las creaciones que han logrado superar todas las pruebas del tiempo y de las modas también pueden ejercer sobre ellos una atracción irresistible. Hay cientos de historias y de personajes que atraen por igual a padres e hijos, y a este fenómeno de perdurable fidelidad se aferra la TV tradicional para mantener su influencia.

Hay que reconocer que esa perseverancia sigue dando frutos. No es fácil, como se verá, modificar todos los hábitos. En todo caso, esos cambios llegarán en buena medida sobre la base de lo que está probado. Y que todavía funciona.

La enésima prueba de que la TV tradicional no se resigna a perder su proverbial influencia la tuvimos ayer. En el comienzo del receso invernal para la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, El Trece dispuso un cambio radical de su programación matutina y vespertina. Después de Panam y Piñón fijo asistimos en esa pantalla a una maratón de películas infantiles entre las 11.30 y las 20.30: Hermanitos del fin del mundo, Daniel el travieso, Kung Fu Panda, Madagascar 2, Shrek 2 y Mi villano favorito. Un modo de equilibrar, en una competencia mano a mano, la propuesta de Telefé. En la misma secuencia horaria el canal arrancó con Los creadores y Minicampeones, antes de lanzar su tradicional sesión en continuado de Los Simpson, extendida a partir de las 12 por casi ocho horas.

En silencio, la TV abierta viene imponiendo otra rutina, en este caso de lunes a viernes. Para...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba