Turismo estético: cuando el viaje es la excusa para sanar o embellecer

 
EXTRACTO GRATUITO

El turismo médico es uno de los sectores que más ha crecido dentro de la industria de los viajes a nivel mundial. Si bien la Argentina es más bien un país receptor de turistas que vienen a hacerse tratamientos -según cifras de la Cámara Argentina de Turismo Médico recibe más de 1000 pacientes por mes de Latinoamérica y España que valoran la pericia médica local a costos más bajos que en sus países de origen-, de a poco también se va convirtiendo en un país emisor de pacientes, que buscan afuera alternativas superexclusivas que acá no consiguen o tratamientos de baja complejidad que además de resultados, le sumen la parte turística que tanto motiva a la hora de encarar un plan de salud. El boom de viajar para sanar ha dado lugar al nacimiento de una nueva categoría de viajero: el turista paciente, que no sólo busca sentirse a gusto, sino, también, contenido.

Desde Aratravel, una de las agencias de turismo que se dedica a organizar tours capilares a Estambul, Maurizi coordina los viajes hacia la capital de Turquía para todos los que, como él, buscan acabar definitivamente con la calvicie. "En la Argentina recién estamos empezando, pero el interés es muy alto. Tenemos paquetes a 2390 euros, que incluyen el tratamiento, la estadía en un hotel 4 estrellas, desayuno y todos los traslados. Incluso puede sumarse un acompañante sin costo adicional. Lo único que hay que pagar aparte es el pasaje", dice y explica que aún así, el tratamiento sigue siendo más conveniente que hacerlo en la Argentina, donde el interés por estos tours médicos hacia países exóticos va en aumento.

Aunque a nivel local los centros que realizan la técnica FUE (pelo por pelo, la más innovadora y la misma que ofrece el paquete a Turquía) son reacios a dar precios sin cita previa, un costo promedio oscila entre los $ 70.000 y los $ 100.000 en el caso de los microtrasplantes robóticos que son los más sofisticados.

"A favor de Estambul juega el resultado. Los turcos son pioneros en todo el tema capilar por una cuestión cultural, lo hacen hace ya mucho tiempo, tienen la técnica muy pulida y son muy estéticos, trabajan mucho con el diseño y la redistribución del cabello. Los resultados son realmente muy naturales. Y además, en Turquía, están subvencionadas las operaciones de este tipo para turistas, por eso es más económico. El tratamiento no se cobra por cantidad, cosa que en la Argentina, sí. Haciendo números, aún comprando el pasaje, te sale más barato y además, de paso, conocés...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA