Sentencia de Cámara Federal de Casación Penal, 2 de Junio de 2010, expediente 9.737

Fecha de Resolución 2 de Junio de 2010

Causa Nro. 97

Turco, R. s/ recurso de Cámara Nacional de Casación Penal 2010 - Año del B. REGISTRO Nr la Ciudad de Buenos Aires, a los 2 días del mes de junio del año dos mil diez,

se reúne la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal integrada por el doctor W.G.M. como P. y los doctores Guillermo J.

Yacobucci y L.M.G. como Vocales, asistidos por el Prosecretario de CSJN, doctor G.A., a los efectos de resolver el recurso interpuesto contra la resolución de fs. 1441 y vta. -fundamentada a fs. 1446/1459 vta.- de la causa n° 9737 del registro de esta Sala, caratulada: “Turco, R.J. s/

recurso de casación

, representado el Ministerio Público Fiscal por el señor F. General doctor J.M.R.V. y la Defensa Oficial por la doctora E.D..

Habiéndose efectuado el sorteo para que los señores jueces emitan su voto, resultó designado para hacerlo en primer término el doctor G.J.Y. y en segundo y tercer lugar los doctores W.G.M. y L.M.G., respectivamente.

El señor juez doctor G.J.Y. dijo:

I-

°

1°) Que el Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 1 resolvió

condenar a R.J.T., por considerarlo coautor penalmente responsable del delito de contrabando de estupefacientes (exportación),

cometido en forma reiterada (dos hechos), a las penas de cuatro años y seis meses de prisión; pérdida de las concesiones, regímenes especiales, privilegios 1

o prerrogativas que gozare; inhabilitación especial por dos años para el ejercicio del comercio; inhabilitación especial perpetua para desempeñarse como miembro de fuerza de seguridad; inhabilitación absoluta por nueve años para desempeñarse como empleado o funcionario público; inhabilitación prevista por el art. 12 del Código Penal y costas (arts. 12, 29 inc. 3º, 40, 41, 45

y 55 del Código Penal; arts. 864 inc. “d”, 865 inc. “a”, 866 segundo párrafo,

876 incs. “d”, “e”, “f” y “h” y 1026 del Código Aduanero; y arts. 530 y siguientes del Código Procesal Penal de la Nación).

Contra dicha decisión, la otrora defensa particular de Turco interpuso recurso de casación a fs. 1466/1474 vta., el que concedido a fs.

1475/1477, fue mantenido en esta instancia a fs. 1491.

°

2°) Que la defensa de Turco estimó procedente el recurso de casación en virtud de lo establecido en el art. 456, inc. 2º del C.P.P.N.,

agraviándose, en primer lugar, de “la incorporación al debate de declaraciones producidas en extraña jurisdicción”.

Afirmó que el tribunal de juicio tuvo por probado que estas actuaciones se iniciaron con motivo de la denuncia formulada por la DEA a raíz de las detenciones de M.N.U. y F.A.F. ocurridas en la República Francesa el 25 de mayo de 2002. Dijo que los nombrados, al declarar ante la justicia francesa, manifestaron que la mercadería secuestrada le había sido entregada por R.J.T., juntamente con otras personas, todas residentes en la Provincia de Córdoba.

Aseveró que “no constan en autos elementos de juicio independientes que permitan sostener que R.J.T. se encontraba sujeto a una pesquisa anterior, o en su caso se haya adunado algún tipo de prueba con fuerza suficiente para sostener los dichos de U. y F.”.

Añadió que las manifestaciones de los nombrados vertidas en territorio francés “fueron receptadas en documentos que luego se incorporaron a este proceso”.

Indicó que el a quo, al proveer las pruebas ofrecidas por las 2

Causa Nro. 97

Turco, R. s/ recurso de Cámara Nacional de Casación Penal 2010 - Año del B. partes, hizo lugar al ofrecimiento de la prueba testimonial solicitada por la fiscalía y por lo tanto convocó en calidad de testigos, entre otras personas, a U., F., S. y M.. El tribunal oral dispuso que las declaraciones referidas quedaban supeditadas a que la situación procesal de los nombrados quedara resuelta en forma definitiva al momento de la realización del debate, con apoyo en el art. 392 del C.P.P.N.

Manifestó que “en oportunidad de realizarse el juicio, y luego de haber certificado en autos la situación procesal de los antes mencionados el Tribunal Oral en lo Penal Económico resolvió no convocar a las personas antedichas”, decisión que “se adoptó en el transcurso del juicio, y las partes tomaron conocimiento de ella al momento de cerrarse la prueba testimonial”.

Por ello, arguyó, “cualquiera sea el contenido de los dichos vertidos por U., F., S. y M. esta versión decididamente incriminatoria en contra de R.J.T. fue volcada en forma indirecta al juicio”.

Expresó que ni siquiera fueron agregadas al expediente las versiones originales brindadas a la justicia francesa por los nombrados, que debería contarse con sus firmas a fin de que se acredite la autenticidad de sus dichos y que “estas piezas procesales no pueden ser asimiladas a los documentos previstos en el art. 392 del C.P.P.N., toda vez que no revisten la calidad de declaraciones de los co-imputados”.

Alegó que se infringió el derecho del acusado de interrogar o hacer interrogar a los testigos de cargo, previsto en el art. 8.2.h de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y en el art. 14.3.c del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Apuntó que, a diferencia de lo sostenido por el tribunal de juicio,

la oposición a la incorporación por lectura “fue realizada en la primera oportunidad procesal útil que tuvo la defensa”, toda vez que U., F.,

S. y M. fueron convocados, en principio, a deponer como testigos, y luego el a quo dispuso “no escuchar a los mencionados anteriormente, sin sustanciación de incidencia con las partes, razón por la cual la oportunidad útil y pertinente fue aquella en la cual se le concedió la palabra a la defensa”.

Como segundo agravio, el recurrente cuestionó el rechazo de “la excepción de falta de acción interpuesta por la defensa por considerar en la especie que no se verificaba identidad del objeto de persecución con relación al hecho por el cual fuera condenado R.J.T. en territorio francés”.

°

  1. ) Que, durante el plazo del art. 465 del Código Procesal Penal de la Nación y en la oportunidad del art. 466 ibídem, el representante del Ministerio Público Fiscal presentó el escrito glosado a fs. 1497/1499 vta.,

    solicitando el rechazo del recurso de casación intentado.

    En tal sentido, dijo que el art. 392 del C.P.P.N. ha sido “correctamente aplicado” en estas actuaciones, que “tuvo oportunidad el imputado de confrontación frente a las declaraciones de los coimputados en la causa seguida en Francia” y que “existen indicios de confiabilidad de las declaraciones en tanto son documentos públicos, cuya autenticidad no fue puesta en tela de juicio”.

    Señaló, respecto del planteo de excepción de cosa juzgada, que los hechos sometidos a proceso en el presente y los juzgados en el exterior resultan independientes, “dado que no sólo divergen en su adecuación típica, sino que tampoco existe identidad fáctica entre ambos”.

    °

  2. ) Que a fs. 1523 se presenta el imputado a fin de desistir solamente del agravio referente a la “excepción de falta de acción por cosa juzgada”.

    A fs. 1552, la defensa oficial de Turco solicitó que “se tenga por 4

    Causa Nro. 97

    Turco, R. s/ recurso de Cámara Nacional de Casación Penal 2010 - Año del B. desistido el recurso sólo en lo que respecto a la excepción de falta de acción por cosa juzgada, quedando así subsistente de revisión la cuestión referida a la oposición de la incorporación al debate de las declaraciones efectuadas en extraña jurisdicción

    .

    °

  3. ) Que se dejó debida constancia de haberse superado la etapa prevista en el art. 468 del Código Procesal Penal de la Nación.

    -II-

    A) En virtud de la presentación concretada por la parte, conforme quedara dicho en los apartados precedentes, el agravio relativo a la excepción de falta de acción por cosa juzgada, debe tenerselo por desistido, por aplicación de las previsiones del art. 443, segundo párrafo, del Código Procesal Penal de la Nación.

    B) En punto a la oposición a la incorporación por lectura al debate de declaraciones de coimputados brindadas en extraña jurisdicción, que concreta el otro de los agravios traídos por el recurrente, estimo que el remedio casatorio interpuesto con invocación de lo normado en el artículo 456, inc. 2º,

    del Código Procesal Penal de la Nación es formalmente admisible. En efecto,

    del estudio de la cuestión sometida a inspección jurisdiccional surge que la parte invocó la errónea aplicación de la ley procesal y además el pronunciamiento atacado es recurrible en virtud de lo dispuesto por el art. 457

    del mencionado digesto procesal.

    -III-

    Para analizar esos cuestionamientos cabe recordar que el tribunal oral tuvo por acreditados los siguientes hechos:

    1. “El día 24 de marzo de 2002, M.N.U. y F.A.F. egresaron del país desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en el vuelo AF 417 de la empresa Air France, con destino final Zurich (Suiza), transportando en su equipaje, el primero de los nombrados, la cantidad de 13.872 gramos de cocaína (hecho 1). Los nombrados fueron detenidos en el Aeropuerto Internacional de Roissy, Francia, cuando se encontraban en tránsito en la capital francesa, produciéndose en ese momento el hallazgo de la droga en el equipaje de M.N.U.”.

    2. “El día 20 de mayo de 2003, C.F.S. egresó del país desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en el vuelo LH 521 de la empresa Lufthansa, con destino Z., vía Frankfurt (Alemania),

    transportando oculto en su equipaje la cantidad de 7.835,15 gramos de cocaína (hecho 2). Al día siguiente S. arribó a Zurich, donde se encontró

    con F.R.M., quien había llegado a esta ciudad el día 11 de mayo de 2003 desde la Argentina (vía Amsterdam), partiendo ambos hacia L. en tren, transportando la sustancia estupefaciente. Una vez en el tren, S. acondicionó en una mochila el estupefaciente que se hallaba en su valija,

    distribuido en 4 paquetes, colocándola luego de esa operación nuevamente dentro de la valija. Al llegar a L., depositaron la mochila con la droga en la caja de seguridad nro. 42 ubicada en la estación de trenes de esta ciudad, y luego se retiraron, alojándose esa noche en el hotel ‘Montarina’. El día 22 de mayo, los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR