Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V, 21 de Septiembre de 2020, expediente CNT 049543/2013/CA001

Fecha de Resolución21 de Septiembre de 2020
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V

EXPTE. Nº CNT 49543/2013/CA1

SENTENCIA DEFINITIVA nº 84.451.

AUTOS: “TULA, H.R. C/ PARAGUAY 489 S.R.L. Y

OTRO S/ DESPIDO” (JUZG. Nº 34).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Capital Federal de la República Argentina, a los 21 días del mes de setiembre de 2020 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente;

y LA DOCTORA B.E.F. dijo:

I- Los codemandados Paraguay 489 S.R.L. y F.A.G.G., recurren la sentencia de fs. 319/321, en los términos y con los alcances que surgen de los memoriales de fs. 327/329 vta. y 330 y vta.,

respectivamente, que merecieron la réplica de su contraria a fs. 332/334.

Asimismo, la actora recurre el decisorio a fs. 322/323 vta. Los codemandados no contestaron agravios. Finalmente, el perito contador S.G.S.,

apela por bajos los honorarios regulados en su favor por estimarlos reducidos (fs.324).

II– Por cuestiones estrictamente metodológicas daré tratamiento a los distintos agravios planteados por las partes en el orden que se expondrá a continuación para una mejor comprensión de las cuestiones traídas a esta alzada.

En este orden de ideas principio por dar tratamiento al recurso planteado por la parte demandada – Paraguay 489 SRL – donde cuestiona un aspecto central de la litis como es la operatividad de la presunción que contempla el art. 57 LCT,

cuestión relevante a los fines de determinar el reclamo por las indemnizaciones por despido, dado que el actor se consideró injuriado y despedido, precisamente porque la empleadora guardó silencio frente a la interpelación cursada el día 27 de abril de 2012.

Alega que la juez a quo admitió los reclamos incoados en base a la presunción referida, fundando su conclusión en la ausencia de prueba informativa para acreditar la autenticidad de las comunicaciones remitidas al actor el 08/05/2012 y el 14/05/2012, las que fueron cursadas al domicilio que éste denuncia en el intercambio telegráfico y fueron confeccionadas en los formularios que entrega el Correo Argentino, identificando sus números y sellos con claridad suficiente, indicando además que si bien fueron desconocidas por la contraria genéricamente, no se formuló un desconocimiento específico, por lo cual debe Fecha de firma: 21/09/2020

Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA 1

Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CAMARA

tenérsela por reconocida o por recibida. En definitiva, sostiene que ante la falta de desconocimiento de las epistolares indicadas y el carácter de instrumento público de las mismas, carece de virtualidad la prueba informativa para acreditar su autenticidad, destacando que el actor tampoco ha probado la negativa de tareas que invoca en el despido.

Ahora bien, arriba firma e incuestionado a esta instancia que la relación laboral concluyó por decisión del actor, comunicada mediante colacionado de fecha 8 de mayo de 2012, que en lo principal refiere que: “Ante el silencio mi anterior Cd N° 373267005 AR, de fecha 27/04/2012, falta de pagos reclamos efectuados, hago efectivo el apercibimiento efectuado, considerándome despedido por vuestra exclusiva culpa (…)”.

Del intercambio previo al despido se desprende que con fecha 27

de abril de 2012 el reclamante intimó por el cumplimiento de diversas obligaciones derivadas de la relación laboral, entre ellas el correcto registro de la fecha de ingreso que invoca y de la remuneración percibida; las diferencias salariales derivadas de la categoría del establecimiento que denuncia así como los días y adicionales que fueron descontados injustificadamente.

Y si bien la recepción de dicha intimación fue reconocida por la empleadora en el responde, de las constancias de autos puede colegirse razonablemente que la ex empleadora incumplió con la carga o deber de explicarse cuando fue intimada por el trabajador, obligación que como es sabido deriva de la aplicación del principio de buena fe (confr. art. 63 de la LCT), toda vez que las misivas que obran a fs. 33 y 34 no cumplieron su objetivo, a poco que se advierta que no se encuentra acreditada su recepción por parte del actor, sin perjuicio del formulario oficial en que se encuentran confeccionadas. Bajo tales premisas, los argumentos ensayados por el apelante en torno al carácter de instrumentos público de las comunicaciones telegráficas, carece de asidero en el marco de la causa bajo estudio al soslayar la teoría del carácter recepticio de las comunicaciones lo que significa que solo se perfeccionan cuando entran en la esfera de conocimiento del destinatario, extremo que no fue acreditado en autos.

Recuérdese que el actor se consideró despedido precisamente, por el silencio guardado por la demandada frente a la intimación cursada previamente, de lo cual se induce razonablemente que desconoce las notificaciones que dice la demandada haber cursado con fecha 08/05/2012 y 14/05/2012 (ver fs. 154 - cft.

Art. 82 LO) y ninguna prueba produjo la accionada tendiente a demostrar tal extremo. En definitiva y pese a los términos en que quedó trabada la Litis, la Fecha de firma: 21/09/2020

2

Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V

demandada no instó la prueba informativa, necesaria para demostrar la recepción por parte del destinatario de las misivas indicadas.

Cabe memorar que el art. 57 de la LCT establece con prudencia que se otorgue al empleador tiempo suficiente para responder y, para que opere la presunción allí dispuesta deben haber pasado por lo menos dos días hábiles, los que deben contarse desde que recibió la intimación y de acuerdo a lo dispuesto por el art. 24 del Código Civil, vigente al momento del despido, es decir como días enteros computados a partir de la medianoche del día en que se produjo la notificación.

En tal orden de razonamiento, la omisión de expedirse motivará una presunción en su contra que se torna operativa a partir del silencio ante la intimación relativa al cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato y desde esa perspectiva coincido con la sentenciante que me precede al otorgar al silencio guardado por la accionada el efecto presuncional que estatuye la norma señalada, por lo que a ésta correspondía la carga de desvirtuar las afirmaciones vertidas por el trabajador relativas a los incumplimientos que le atribuye, objetivo que no ha logrado, pues ninguna prueba idónea produjo tendiente a desactivar la operatividad de la presunción en que se encuentra incursa. Determinado ello, no existe constancia en la causa que demuestre que la ex empleadora hubiere contestado en tiempo oportuno el requerimiento cursado por el trabajador con fecha 27 de abril de 2012.

Cabe memorar que en el responde la demandada manifestó que el actor ingresó a prestar servicios para el 25 de enero de 2008, tal como surge de los recibos de haberes adjuntados por la actora, los que fueron receptados por aquél sin manifestar objeción alguna; que cumplía funciones de peón general de lunes a sábados de 17 a 12, con un franco compensatorio, en jornadas mixtas, conforme lo regulado por el art. 8.5 del CCT 389/04 y art. 200 LCT, sin manifestarse en lo que atañe al reclamo por el correcto registro de su remuneración, toda vez que el actor alegó que percibía fuera de registro de la suma de $ 300, pese a que dicho planteo formó parte del intercambio telegráfico y la demanda incoada en autos (cft. arts.

71 de la LO que remite al art. 356 del CPCCN).

Frente a ello corresponde analizar la prueba producida en la causa a los fines de determinar si la parte demandada ha logrado acreditar las afirmaciones del responde y desactivar la presunción establecida por dicha norma legal y, en ese punto adelanto que el análisis de los elementos probatorios reunidos en la causa - y prescindiendo de quien los ha aportado - no...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR