Trump y Xi apuestan por la vuelta de página

 
EXTRACTO GRATUITO

WASHINGTON.- La primera cumbre oficial entre Donald Trump y el presidente chino, Xi Jinping, quedó opacada por el ataque estadounidense al régimen de Bashar al-Assad en Siria. Así y todo, ambos líderes rompieron el hielo en el resort Mar-a-Lago y ofrecieron señales de acercamiento en la relación bilateral.

Ninguno, sin embargo, fue más allá de expresiones generales, y ambos evitaron tocar, en público, al menos, los temas ríspidos del vínculo bilateral. "Creo que, en verdad, se ha progresado. Vamos a hacer un montón de progresos adicionales", dijo Trump, en una breve declaración a periodistas.

Trump dijo que había desarrollado una relación "excepcional" con Xi, y que la cumbre había servido para comenzar a resolver problemas, aunque no brindó precisiones.

"Esperamos estar juntos muchas veces en el futuro. Y creo que muchos problemas potencialmente muy malos desaparecerán", agregó.

Xi fue menos efusivo, pero también ofreció una lectura amistosa del encuentro, pese a los desafíos que reinan entre las dos potencias globales en el comercio, la relación con Corea del Norte y el respeto por los derechos humanos en China, entre otros asuntos.

"Esta reunión fue muy singular", dijo el mandatario chino. "Hemos logrado un profundo entendimiento, y hemos logrado confianza, una relación preliminar de trabajo y amistad", agregó.

La cumbre de Mar-a-Lago buscó marcar un puntapié en una relación bilateral cargada de puntos de tensión. Durante dos días, comitivas de ambos gobiernos compartieron una agenda de trabajo para afianzar los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA