Los tristes fundamentos de nuestra alegre rebeldía

Autor:Asamblea Sanjuanina contra la contaminación y el saqueo
Páginas:317-319
 
EXTRACTO GRATUITO
[ 317 ]
Asamblea Sanjuanina contra la contaminación y el saqueo | Los tristes fundamentos de nuestra alegre rebeldía
Relatos de Resistencia
Asamblea Sanjuanina
contra la contaminación y el saqueo
Los tristes fundamentos de nuestra alegre rebeldía
Los invitamos cordial y humildemente, con
nuestras manos y puños extendidos hacia el
cielo y nuestros pies firmes como raíces de la
pacha, a ser parte de la gran cuenca luvial del
desaguadero; que nace en los Andes y desemboca
en forma intermitente en el mar argenino. La
apreciada subcuenca del rio San Juan, que com-
partía hasta hace más de medio siglo el valle en el
que estamos, el valle del Tulum.
Hoy el impacto y perjuicio causado por la
megaminería, ya lo hemos sufrido en sus tres
etapas: exploración, prospección y explotación
en las venas hídricas de nuestra provincia (Rio
San Juan, Rio Blanco que en su avance se llamará
luego Rio Jáchal).
Durante la etapa de exploración, la contami-
nación se puede ver, como una acción propia
de compañías que pracican el saqueo, una ope-
ración capitalista en gran escala definida desde los
iempos del imperio romano. Incluye en este caso
el hurto de información, pues toda la cordillera y
pre cordillera ya estaba perfectamente explorada
y parcialmente prospectada por nuestros ances-
tros, huarpes y diaguitas…
La traición y entrega de información por parte
de los disintos gobiernos, quienes hoy están incur-
sos en delitos ambientales en grado de ecocidio.
En la segunda etapa de la minería a gran esca-
la, la etapa de prospección, en esta podemos
destacar la contaminación y los daños por dese-
quilibrio de origen térmico, dadas por el trazado
de caminos mineros, para llegar a las perforacio-
nes de prospección, las cuales se ubican a una
altura donde no logra llegar a provocar el calen-
tamiento global, por encima de la isoterma de
referencia, destruyendo la integridad de un área
naturalmente protegida, y a la que con estas perfo-
raciones de altura y los pozos que no se cierran
después de ser uilizados, terminan mezclando
aguas subterráneas que deberían permanecer se-
paradas sin tener en cuenta la contaminación en-
tre ellas, el perjuicio térmico permanente de estas
perforaciones se da por la magnitud vectorial
propia del calor. Quedando como radiadores tér-
micos en alturas, perjudi-cando el depósito de nie-
ve y del hielo que allí debería formarse, y en estas
condiciones no sucede (información brindada
por la asociación ecologista Ini Chute, a la que
agradecemos.)
La destrucción por saqueo está presente en la
consitución misma de las empresas mineras:
estas son sólo colecciones de protocolos de expli-
cación interna y sellos de goma por grandes que
parezcan, pues para poder operar en bolsas de
valores como las de Nueva York y Toronto, solo
valen las copias cerificadas de las imágenes de
todo lo que hay en las perforaciones de prospec-
ción. Es decir que el capital real de estas compa-
ñías mineras se integra con el territorio en el que
operan, con el control efecivo del mismo que
demuestran, quedando claro en este caso que
este control implica la destrucción irremediable
de nuestro territorio y sus ecosistemas, también
se han dado casos de colaboración criminal por
parte del estado nacional: Hace menos de diez
años, en una exposición minera en Canadá, el
stand de la Secretaria de Minería de la Nación
pro-mocionaba el ejercicio de la megaminería en
el territorio nacional, con el argumento de que no
era necesario gastar en la cimentación de pozos de
prospección, lo que contradice de forma ilícita al
código de aguas de la provincia de San Juan, que
exige cimentar todos los pozos que ya no se ocupen.
Finalmente el perjuicio de la contaminación y
saqueo: por el trazado de estos caminos y pozos
de altura, ayudan a recalentar y generando un
microclima, apto para la más cómoda explota-
ción, está presente por el oscurecimiento, derre-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA