El Tribunal Constitucional le cierra todos los caminos al independentismo catalán

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- Otra puerta se cerró ayer para el independentismo catalán. El Tribunal Constitucional (TC) de España anuló la consulta soberanista que ejecutó el 9 de noviembre el gobierno regional de Artur Mas y consideró también ilegal la norma autonómica que se había usado para convocarla.

El fallo unánime no tiene consecuencias prácticas porque aquella votación careció de efectos jurídicos reales. Pese a que el propio TC le había ordenado suspenderla de manera provisional, Mas la mantuvo como una demostración de fuerza del proyecto separatista. Según las cifras oficiales, participaron 2,2 millones de ciudadanos (un tercio de los que podían hacerlo) y el 80% votó a favor de la independencia.

Pero el mensaje que envían los jueces de la máxima instancia judicial del Estado es que no autorizarán ninguna vía legal que ponga en juego la integridad de España, en sintonía con lo que defienden el gobierno de Mariano Rajoy y los principales partidos de la oposición nacional.

"Según nos dicen, no se puede encontrar un camino intermedio. Sólo quieren que claudiquemos -respondió ayer Mas al conocer el fallo-. Nos dejan un único camino para el pueblo de Cataluña, que son las elecciones."

El gobierno catalán ya convocó a unos comicios regionales para el 27 de septiembre, a los que pretende darles carácter plebiscitario. Mas anunció que si los partidos independentistas consiguen una mayoría clara el próximo gobierno avanzará en la construcción de un nuevo Estado dentro de la Unión Europea (UE).

El bloque nacionalista atraviesa un momento de debilidad después de tres años de imparable fervor. La consulta del 9-N, aunque fue masiva, dejó frustración en la porción de la población que esperaba algún resultado concreto, desnudó las diferencias entre los partidos que promueven la independencia y dejó dudas acerca de si realmente existe una mayoría que quiera romper con España.

El propio centro de estudios de opinión del gobierno catalán difundió a fin de año una encuesta en la que el no a la secesión superaba al sí por primera vez en mucho tiempo (45,3% a 44,5%).

A Mas le causa un daño brutal el caso de corrupción que involucra a su mentor político y presidente de la Generalitat durante 23 años, Jordi Pujol, investigado junto con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA