Los trenes serán totalmente estatales

 
EXTRACTO GRATUITO

El kirchnerismo estatizó de hecho hace más de una década los trenes argentinos. Sólo hay una novedad en el rimbombante anuncio de la : , si el Congreso aprueba el proyecto que enviará el Ejecutivo.

Desde 2003, todo lo que pasa en las vías argentinas se hace con la venia o la orden del Gobierno. Por eso el anuncio sobre la estatización ferroviaria tiene tanto componente simbólico que cuesta ver la operatividad de la medida. Fue el kirchnerismo el que congeló la tarifa hasta hacer el sistema dependiente del subsidio y el que rescindió concesiones que estaban en manos de privados.

Todo funcionó con discrecionalidad y sin control. Fue una maraña de subsidios donde se abrigaron negocios oscuros bajo la impronta de una presunta revolución ferroviaria. Allí anidó la complicidad entre funcionarios, empresarios y sindicalistas. Sólo hay que recordar las causas en las que el ex secretario de Transporte Ricardo Jaime explica los ceros que acumuló su fortuna. O las acusaciones con las que conviven los hermanos Cirigliano, acusados, entre otras cosas, de pagar vuelos y favores a varios funcionarios.

De a poco, todo se tornó estatal. De los contratos de los 90 no quedó nada. De aquellas empresas sólo sobrevivieron dos: Ferrovías y Metrovías, concesionarias de las líneas Belgrano Norte y Urquiza. Estos dos ramales son lo único que está en manos de privados en el transporte ferroviario de pasajeros. Según datos oficiales, en 2014 se vendieron 265,7 millones de boletos, de los cuales sólo 42,4 millones lo hicieron en los ramales privados. Y todo funcionó con dinero estatal.

Es verdad que esas dos empresas también gestionan otras...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA